facebook comscore
¡Aguas con esos niños!

¡Aguas con esos niños!

Columnas miércoles 03 de abril de 2019 - 04:21

Cuando se ha llegado al extremo de temerle a la infancia, no cabe duda, estamos al borde del colapso social y, por consiguiente, existe la imperiosa responsabilidad de trabajar en el diseño de soluciones eficientes para eliminar los estigmas, la desconfianza y el desprecio hacia quienes se están enfrentando a una realidad cruel y desesperanzadora desde una edad muy temprana.

Hay situaciones que se han normalizado tanto, tal es el caso de los niños y niñas que transitan por las calles, centros comerciales, restaurantes y en una infinidad de establecimientos, con la intención de vender algún producto, de pedir unas cuantas monedas para un taco o para rogar por un pedazo de pan a quienes han tenido la fortuna de vivir diferente.

Si somos observadores, podremos percatarnos que, en la mayoría de los casos, se crea un ambiente de tensión, se encienden las alarmas mentales por la presencia de esos niños, —No vaya a ser que se roben la mochila, la cartera, el celular o cualquier objeto que tiene un valor cuantificable y superficial—.

En nuestro país es posible distinguir a niños y niñas que acuden con el esfuerzo de sus padres a los centros comerciales a comprar ropa o a disfrutar de la última película de animación, otros, van a clubes deportivos y sociales, y por qué no, a pasar los veranos en Europa; pero también están aquellos que desafortunadamente no son parte del pasado que retrató Buñuel en Los olvidados, sino de un presente que para muchos es habitual y de quienes hay que cuidarse porque llegan a parecernos delincuentes.

Esa diferencia tan marcada y aberrante, conduce a afirmar a los estudiosos de América Latina que en nuestra región no existe una sola niñez, sino varias, a partir de esa heterogeneidad socioeconómica y la desigualdad cultural. Cómo ocultarlo, si una parte de la infancia mexicana deambula de la mano de la pobreza y siendo objeto de repulsión.

Falta mucho por hacer y por atender en nuestro país; sin embargo, la gran desigualdad entre las niñas y los niños es un problema de carácter público que no puede quedar al desamparo de la indiferencia, en la soledad o en la calle. Las diferencias de la infancia entre los que viven en extrema pobreza, los de clases medias y las privilegiadas se deben reducir a fin de encontrar un equilibrio en las condiciones de vida y desarrollo humano de nuestros niños.

Ellos, llaman a gritos una solución que no es exclusiva del gobierno en turno.

Debemos participar activamente. ¿Acaso seguiremos despreciando a los nuestros?


•Doctorante en Ciencias Sociales por la UAM.
Colaborador de Integridad Ciudadana, A.C.
@Integridad_AC @bazancruzz

No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La consulta que viene Columnas
2021-07-29 - 01:00
El Gobierno no es la Solución Columnas
2021-07-29 - 01:00
La venta de Deer Park se tambalea Columnas
2021-07-29 - 01:00
Carta abierta al Almirante Columnas
2021-07-29 - 01:00
Tiraditos - 29 julio 2021 Columnas
2021-07-29 - 01:00
Línea 13 - 29 julio 2021 Columnas
2021-07-29 - 01:00
Corrupción y economía (2) Columnas
2021-07-29 - 01:00
Bolsa vacía en hogares y sin fondo en Pemex Columnas
2021-07-29 - 01:00
Burning Columnas
2021-07-29 - 01:00
Deportistas olímpicos, presión y amenaza Columnas
2021-07-28 - 10:47
¿Y la Guardia Financiera? Columnas
2021-07-28 - 01:00
El disgusto de Beatriz Columnas
2021-07-28 - 01:00
Esposas de candidatos Columnas
2021-07-28 - 01:00
Por una educación inclusiva Columnas
2021-07-28 - 01:00
+ -