laopcionnota
¿El mejor servidor público?

¿El mejor servidor público?

Columnas lunes 19 de agosto de 2019 - 00:37


La semana pasada, el Presidente de México declaró “yo tengo que echar mano de instituciones y de servidores públicos honestos, porque eso es lo principal; 99 por ciento es honestidad, uno por ciento es capacidad, porque hay unos que están graduados hasta en el extranjero, como los hijos del padrino que los mandaba a estudiar a las universidades del extranjero, saben mucho pero no son honestos.”

Los mexicanos ya empezamos a ver las consecuencias de esta concepción del servicio público. Aumento en la inseguridad, crecimiento económico cercano a cero, desabasto de medicinas y vacunas en los hospitales públicos. Si solamente cuenta la honestidad, el gobierno mexicano tendrá serios vacíos de servidores públicos competentes. Las historias se multiplican en unas y otras secretarías. Despedidos quienes conocen las entrañas de la administración pública, llegan a ocupar sus lugares algunos personajes de dudoso perfil, elegidos por afinidad ideológica o compromisos de campaña. Otros gobernantes buscarían presumir que disponen del equipo de funcionarios mejor preparados, aquí no. ¿Qué pasó con la idea de construir un gabinete como el juarista, con los mexicanos más capacitados para servir a la ciudadanía? La ignorancia no solamente es peligrosa para el país, sino para el servidor público mismo, quien se expone a problemas legales si excede sus atribuciones legales o las ejerce involuntaria e indebidamente.

El servidor público obtiene importantes ventajas de cursar estudios en el extranjero. Ventajas provechosas para él y para nuestro país. Aprende otro idioma, observa el funcionamiento de otro gobierno y gana nuevas ideas, crea redes de contacto con políticos de diferentes países que pueden ser útiles a México. Ahora bien, resulta verdaderamente desconcertante averiguar qué libro o película de El Padrino vio el presidente. El Padrino nunca mandó a sus hijos a estudiar en el extranjero, ni en la novela original de Mario Puzo ni en la película.

Michael Corleone, el hijo del capo Vito Corleone, huye de la justicia y se esconde en Sicilia por haber cometido un sangriento asesinato en un restaurante estadounidense. En Italia, Michael hace muchas cosas, pero no ingresó a estudiar en ninguna universidad.

El periodista Thomas Frank ha documentado en su libro The Wrecking Crew cómo en Estados Unidos la ultraderecha empresarial se dedicó a purgar la administración pública, lo mismo durante el gobierno de Reagan que el de Bush hijo. Despedir a los funcionarios capacitados, reducir sueldos y quitar prestaciones sociales para bajar el perfil profesional de los contratados. Posteriormente, presumir que los mejores cuadro están en la iniciativa privada, desacreditar el servicio público y usar ese descrédito para exigir menores impuestos. ¿Para qué quitarle su dinero al contribuyente si los servidores públicos son incompetentes? Eso alega la ultraderecha. No puede ser lo que quiera un presidente de izquierda. Por el bien de todos, dignifiquemos nuestro servicio público.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Hablando de lesionesColumnas
2019-09-18 - 01:51
Roa Bastos: la máscara y el silencioColumnas
2019-09-18 - 01:48
Netanyahu, el gran provocadorColumnas
2019-09-18 - 01:39
AlibabaColumnas
2019-09-18 - 01:37
IngresosColumnas
2019-09-18 - 01:34

+-