laopcionnota
En La Venustiano Carranza, CJNG planea tiroteo de Artz

En La Venustiano Carranza, CJNG planea tiroteo de Artz

Fragmentos lunes 09 de septiembre de 2019 - 03:39


L legaron desde Guadalajara para preparar los detalles del crimen, en una casa que el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tenía en la colonia Jardín Balbuena. Ahí pasaron ocultos cuatro días. Escondieron los autos y las armas que usarían… y esperaron el momento para ejecutar a su objetivo en un restaurante al sur de la Ciudad.

Las indagatorias realizadas por la Policía de Investigación (PDI) permitieron saber ya los movimientos de los sicarios que perpetraron el doble homicidio de Plaza Artz, el pasado 24 de julio.

El pasado 5 de agosto, ContraRéplica reveló que las indagatorias los habían llevado a la colonia Jardín Balbuena.

Ahora, las autoridades confirmaron que ese fue el lugar de reunión.

De acuerdo con autoridades de la Procuraduría capitalina, ahora se sabe, que una célula operativa del Cartel llegó desde aquel estado el pasado 20 de julio. Venían bajo las órdenes de Mauricio Hiram, a quien llamaban El Mauri o Mawicho.

Aquí se reunieron con una célula del CJNG, ya establecida en una casa de seguridad que tenían en la colonia Jardín Balbuena, en Azcapotzalco. Ahí tenían un auto Neon, un Sentra y un Kia, además también tres pistolas y un fusil que utilizarían para el crimen.

Su contacto para entrar en acción era Vanesa Ballar, La Güera. Ella les diría la hora y el lugar exacto en el que se reuniría con el objetivo: los israelíes Ben Sutchi y Alón Azulay,

El Mauri fue detenido el viernes pasado. Tranquilo, sin mayor preocupación, y riendo en ocasiones, relató a las autoridades algunos detalles del crimen. Les dijo que por el doble homicidio le pagaron 10 mil pesos.

Pero lo que más le importaba, según él, es que lo harían jefe de sicarios.

“No me gustaba ser ratero, siempre quise matar alguien; siempre quise matar alguien con mis propias manos”, contó a los agentes de la PDI que lo llevaron al Reclusorio Oriente.

Según contó, cuando era ladrón, llegó a comerte hasta cinco robos en una semana. En uno se llevó un botín de 300 mil pesos; en los otros entre 15 y 25 mil.

El hombre contó que tras ejecutar a Ben Sutchi y Alón Azulay, le prometieron “un bono” de 100 mil pesos. Esto, según le explicaron, sería por su buen desempeño. Al final, ese dinero nunca llegó. Los agentes al mando de Omar García Harfuch lo detuvieron.

Ayer, las autoridades penitenciarias lo sacaron del Reclusorio Oriente y lo llevaron ya a un penal federal.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-