facebook comscore
“Esta edición es muy diversa, ya era hora de que el Cervantino se pusiera a la vanguardia”

“Esta edición es muy diversa, ya era hora de que el Cervantino se pusiera a la vanguardia”

Entornos miércoles 16 de octubre de 2019 - 07:01

POR MARTHA ROJAS /en Guanajuato

C on 19 años de experiencia en el sector, la productora y gestora cultural Mariana Aymerich asumió en marzo pasado como nueva directora del Festival Internacional Cervantino 2019 (FIC) y Circuitos Culturales. En tres ocasiones (2001, 2005 y 2017) colaboró en la organización de la fiesta más importante de Guanajuato, y este año, a pesar de tener el tiempo encima, Mariana y un equipo de siete mil personas han llevado adelante una de las ediciones más diversas e innovadoras de las 47 realizadas.

En entrevista a ContraRéplica, la directora detalla el reto que implicó hacer de ésta una de las propuestas más innovadoras e incluyentes en la historia del festival, manejar una temática alejada de lo político y reorganizar el presupuesto sin perder calidad en la programación.

¿Cuáles son los retos que enfrentaste al asumir la dirección de uno de los 10 festivales más importantes del mundo?

Mi primer reto fue analizar todos los espacios. Pensar a dónde queríamos llegar con esta edición porque después de 47 años, en donde ya pasaron muchos de los mejores artistas del mundo, hacer algo distinto es una labor a veces titánica.

Nosotros queríamos darle un rumbo distinto, sin descuidar la calidad y la programación; que los jóvenes tuvieran muchos pretextos para ir al Cervantino; mantener al público que venía de las regiones cercanas y hacer que los ciudadanos locales sintieran como suyo este festival.

El nombramiento llega en marzo, en julio presentan la programación ¿Cómo organizas un festival de estas dimensiones en dos meses?

Yo asumí el cargo, agradezco a Alejandra Frausto la confianza, y en dos meses ya estábamos cerrando la programación.

Fueron dos meses de negociaciones intensas, de sentarnos con institutos, embajadas, patrocinadores y centros “Esta edición es muy diversa, ya era hora de que el Cervantino se pusiera a la vanguardia” culturales de otros países, pero fue muy grato darnos cuenta que muchos de ellos estaban locos por participar.

¿Cómo afecto la transición gubernamental el presupuesto y la organización de esta edición?

En lo sustantivo, nada. Tuvimos mucha suerte porque fue una colaboración muy eficaz entre el gobierno federal, el estatal y el municipal. La primera acción que hicimos fue poner a concurso la imagen oficial. Era una convocatoria dirigida a los estudiantes de la Universidad de Guanajuato porque queríamos establecer vínculos con los ciudadanos locales. Luego priorizamos la programación porque no podíamos poner en riesgo la calidad.

En cuestión de presupuesto, lo destinado al FIC se mantuvo intacto y sucedió que con el mismo dinero la oferta de artistas que tenemos llegó a tres mil, más que en ediciones pasadas. Fuimos muy responsables en cómo gastar los recursos. Teníamos que ir al punto medular.

Cuidar a los artistas, la programación y la parte técnica.

¿A cuánto ascendió el gasto total de la 47 edición?

El gobierno federal aportó 84 mdp; el estatal 23 mdp y el municipal pidió un millón extra de su presupuesto para destinarlo a gastos de seguridad y limpieza y por parte de patrocinadores tuvimos mucho apoyo de Yamaha, quien estrenó equipo nuevo en el Poryecto Trasnoche.

El eje temático, Migraciones es quizá uno de los más sociales ¿Por qué elegirlo?

Fue un tema que yo heredé. Ya estaba cuando yo llegué y lo que quise fue darle un sentido artístico más que político. Crear diálogos en que creadores y público pudieran percibir la importancia del intercambio, y que los artistas nos contaran cómo la migración marcó sus procesos creativos. Se trató de incluir propuestas fantásticas y articular intercambios de largo aliento que no sólo se quedaran dentro de las tres semanas que dura, sino que permitiera que artistas mexicanos se vincularan con sus homólogos de otros países. Por ejemplo con Canadá estamos en pláticas con el Consejo Artístico para que, más allá de que estén 17 compañías presentes haya reciprocidad. Los primeros tres días del festival acudieron programadores canadienses y estadounidenses con la intención de establecer puentes colaboracionales con creadores mexicanos.

¿El aumento de la violencia en el estado de Guanajuato afectó al festival?

Creo que no, y eso se ve reflejado en el aumento de la taquilla. El gobierno estatal y municipal colaboró mucho para crear espacios seguros, para que la gente se pudiera sentir tranquila de venir con sus hijos, amigos… a esta la fiesta de Guanajuato.

Hasta el momento ¿Cuál es la evaluación de los resultados?

Aún nos quedan dos semanas más y seguimos nerviosos, pero tenemos una taquilla muy buena con el 70 por ciento de los espectáculos vendidos. No quiero presumir, pero estamos un millón arriba que la edición pasada.

Cuando asumes el cargo encuentras lagunas en la organización o dirección.

Yo no las llamaría lagunas, sino áreas de oportunidad. Ahora hemos hecho alianzas muy importantes con las instituciones de la ciudad como el Instituto Guanajuatense para Personas con Discapacidad (INGUDIS), que tiene un proyecto en braille y por primera vez se adecuaron las instalaciones para que personas que no ven pudieran tener acceso a la programación y a los espectáculos. Tratamos que ésta edición fuera más incluyente.

¿Cuáles fueron las nuevas modificaciones que se hicieron?

Además del proyecto en braille, estrenamos nueva infraestructura en la Alhóndiga de Granaditas, también estrenamos el sábado que viene un escenario adecuado para los espectáculos de música electrónica que tendremos. Modificamos la dinámica de la Hacienda San Gabriel, que por la mañana funciona como sala de conciertos y por la noche es un espacio íntimo que acerca a músicos y espectadores. Era hora de que el Cervantino se pusiera a la vanguardia.

¿Qué es lo diferente de esta edición y hacia dónde se encamina esta dirección?

Yo he tenido la fortuna de colaborar en varias ediciones, con varios directores y creo que esta va a ser una edición muy incluyente, diversa, creadora de públicos nuevos y jóvenes. Quiero que los jóvenes vengan y sus mamás no piensen que sólo van a la fiesta, sino que encuentren en el Cervantino una fuente de creación y un canal de comunicación.

¿Cómo piensan captar nuevos públicos?

Los talleres y encuentros son pensados para que las futuras generaciones nos volteen a ver. Incluimos nuevas tecnologías aplicadas a las artes escénicas, buscamos espacios relajados.

Trabajamos transversalmente para que los niños de cinco a diez años, nuestro futuro público, regresen con sus hijos.

Que piensen en todas esas ofertas que no se pueden perder, como por ejemplo ver Hamlet dirigida por Thomas Ostermeier y que cuando lo hagan digan: ´Si no voy al Cervantino nunca lo voy a ver’.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Recibe Joan Margarit el Premio Cervantes 2019 Entornos
2019-11-14 - 11:57
INAH entrega 55 premios de excelencia Entornos
2019-11-14 - 00:03
+ -