facebook comscore
“La reacción a la pieza sólo revela que el machismo, la misoginia y la censura no han sido superados”

“La reacción a la pieza sólo revela que el machismo, la misoginia y la censura no han sido superados”

Entornos miércoles 11 de diciembre de 2019 - 02:14

Fabián Cháirez es un artista visual, de 32 años, originario de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Desde el 2012 radica en la Ciudad de México. Sus pinturas son provocadoras, ya que cuestionan las representaciones ortodoxas de lo masculino y de la heterosexualidad.

Además de pintar, Fabián es un miembro activo de la comunidad LGBTTTI y suele personificarse como Drag Queen bajo el nombre de “María Magdalena”. Hace poco recibió un reconocimiento a su mérito académico por parte de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH).

Tras la polémica suscitada por su pintura La Revolución en el marco de la exposición Emiliano. Zapata después de Zapata, Fabián aseguró a ContraRéplica que la imagen del caudillo montado a caballo, semidesnudo, con sombrero rosa y tacones cuestiona lo que normativamente se entiende como masculino. Respecto a la demanda con la que amaga el nieto de Zapata, precisó que “está en todo su derecho” aunque percibe una "falta de conocimiento acerca de la exposición y una limitante sobre la libertad de expresión".

¿Cómo nace el interés por cuestionar los estereotipos ortodoxos de la masculinidad?

“Comenzó con mi propio despertar sexual, a inicios de mi adultez, al sentir estos conflictos de cómo te ves, cómo actúas, qué tan atractivo eres para los otros; cómo interactuamos en la comunidad homosexual y cómo se aboga por esta hipermasculinización que parece ser un premio para quien la manifiesta. Y empecé a sentirme fuera de ese juego, de ese hincapié a cómo debes comportarte. Poco a poco a poco lo fui abrazando [la feminización] fue la forma en que me iba sintiendo más seguro y el arte fue un catalizador para llevar esa energía a un lugar fértil y productivo”.

Tu trabajo se ha caracterizado por apropiarte de personajes representativos que están consagrados en el imaginario de lo que es masculino. ¿Por qué los sometes a una feminización?

“Por mucho tiempo de parte de activistas, con los que estuve cerca, hacían acciones culturales, exponían y yo leía los discursos en donde a veces estaba presente la cuestión de víctima, de hacer evidente el dolor. Entonces, yo dije no. Yo quiero luchar y generar algo propositivo para que los demás también quieran hacerlo. Fue la necesidad de faltas de referentes y representaciones fuera de la hipermasculinización de tez blanca. Dije, no, yo quiero representarme con gente que sea igual que yo: que sea afeminada, delgada o alta como soy yo o de de la complexión que sea, pero que refleje ese poder; y sobre todo que sean de mi mismo tono de piel [moreno]. Parecería que a veces no le damos mucha importancia a eso, pero es bastante necesario verte representado por otras personas y personajes que compartan rasgos contigo”.

A veces eres aceptado dentro de la comunidad gay si sigues ciertas normas…

Sí, empecé a darme cuenta que justo esas normas se repetían en la población homosexual. ¿Es en serio? Tenemos la posibilidad de explorar otras dimensiones. Entonces ¿Por qué repetir esos patrones? Es así como empieza a crearse la dirección de mi obra.

Has hecho representaciones a partir de personajes como el Santo o Zapata ¿Por qué crees que es tan inquietante para la sociedad percibir a estos íconos tan representativos de la heterosexualidad desde un punto de vista femenino?

Cabe resaltar que yo hago alusión a ellos, no estoy hablando directamente de ellos, no estoy usando sus historias, no me centro en esa parte, sino en la parte visual. Entonces, creo que son referentes. Creo que muchos de los referentes que tenemos de la masculinidad son ficticios. Son personajes que son públicos y representan estos valores que la sociedad considera masculinos: por la capacidad de ejercer el poder; ser rudo, agresivo. Muchos hemos socialmente aprendido esos valores.

Fuiste invitado a participar en una exposición donde se hace una revisión histórica de Zapata, de las distintas representaciones que se han generado de su figura en las prácticas artísticas. Presentaste una obra que no la generaste para esta exposición, porque ya la tenías desde el 2014 y la habías exhibido en otros lugares ¿Te imaginaste el impacto que la obra está generando ahora?

No, para nada. Ya había tenido reacciones negativas y muchas positivas. La pieza se había mantenido en el ámbito LGBTTTI, en donde había comentarios a favor y en contra. Pero cuando estas imágenes entran en lugares que son plurales, en recintos como Bellas Artes; donde deberían estar todas las representaciones posibles sin excepción y sin prejuicios, entonces es muy interesante lo que se suscita a partir de que una pieza como esta, que hace alusión a la feminidad abordada desde un cuerpo masculino, [pues] genera un contraste del que estoy sorprendido por la reacción del público. Creo que ha evidenciado una situación en la que estamos ahora, en la que el machismo y la misógina parecían estar bastante controlados, pero realmente esto ha demostrado que no, que hay mucho trabajo que hacer.

Podrías aclarar si la intención conceptual de la pieza trata sobre una posible identidad homosexual de Zapata o si la recuperas con otros fines simbólicos.

Con esta pieza busco hacer de la feminidad un lugar habitable para los hombres. Esa es la intención, más allá de que alguien haga un prejuicio de si es homosexual o no por ser un hombre femenino. Eso ya está demás. Esa no era la intención de la obra, sino abrir la posibilidad de hacer una masculinidad más habitable.

En las últimas semanas ha habido ha habido una controversia con esta pieza, cuando la secretaría de cultura la retoma como parte de su propaganda oficial y surgen reacciones a favor y en contra. Ayer el nieto de Zapata plantea hacer una demanda contra la encargada del INBAL y contra ti. ¿Cómo ves esta situación?

Está en todo su derecho de manifestarse en contra, que no le guste la pintura. Respeto mucho esa parte. Ya el tribunal hará lo prudente, seguirá el caso, si la demanda se realiza. Pero sí creo que detrás, que en esa entrevista, se ve falta de conocimiento de lo que está pasando realmente en esa exposición. Nos hace pensar bastante sobre la libertad de expresión. Es un personaje público, al final. Nadie tiene los derechos hasta ahora de Zapata, entonces cualquiera puede hacer su interpretación. ¡Y justo esa exposición es sobre las interpretaciones que se han hecho de su figura! Y las cercanas a la revolución; como lo que pasa con Julio Galán. Es una decisión curatorial. Son interpretaciones y un artista tiene la licencia para hacer eso de un personaje público.

En la entrevista que da el nieto de Zapata hace una relación entre la interpretación que tú haces como algo que equivale a una denigración ¿Cómo percibes esto?

Para mí no es así. Para mí lo femenino es un lugar en el que yo habito también. Siento bastante respeto. Para mí esto habla de una misoginia bastante arraigada en la población nacional que es preocupante y que, justo ahora, estamos en un momento en donde esa misoginia se está externando y estamos viendo bastante daño por ello y creo que hay que cambiar esa situación. También, él intuye que se pintó de gay. Aquí es donde yo hago la pregunta ¿en dónde dice su preferencia sexual? Si lo está intuyendo por eso [por presentarlo femeninamente], en dado caso ¿está diciendo también que ser homosexual es denigrante? Creo que es un reflejo de cómo estamos realmente. Creo que muchas personas están demostrando su verdadero rostro.

¿Te has enfrentado a la censura? ¿Se te ha impedido mostrar libremente tu trabajo?

Han existido un par de ocasiones en las que me he enfrentado a instituciones públicas y privadas en las que sale el discurso de que tu obra es demasiado fuerte. En las galerías privadas dicen que no tengo un mercado. Y justo es [preguntar] ¿cuál es la imagen que se consume. Si erotizas a un hombre ¿se va consumir solo la hipermasculinización de un hombre blanco? Es una discriminación bastante maquillada y diluida. En la galería José María Velasco aceptaron todas mis obras, la exposición tuvo bastante recibimiento por públicos de la zona, pero el inconveniente que fue que para la hoja de sala se quitara la erección del caballo. Hasta ahora ha sido la censura más trascendente. Pero trato de no quedarme en esos lugares, sino en tratar de avanzar y seguir enriqueciendo mi propuesta. No me detengo en esos asuntos.

El día de hoy, martes 10 de diciembre, se va llevar a cabo una conferencia en Bellas Artes sobre la exposición, pero hay una protesta de grupos que están bloqueando la entrada a ella. ¿Cómo te sientes en cuento a esta situación?

El museo me ha mostrado su apoyo. Estoy en comunicación con ellos, me siento bastante tranquilo. Bastante confiado en el público que está a favor de la libertad de expresión. Creo que somos bastantes y es en pro de un bien común. Me siento bastante tranquilo por eso.

Entre las declaraciones del nieto de Zapata se plantea quemar la pieza ¿Qué estaría en juego si esto llegará a suceder, Fabián?

Estaría en juego un retroceso, absolutamente. [Al] pensar que una imagen debe ser solo de una forma, estaríamos hablando de dictaduras, de falta de libertad de expresión. Si limitas la libertad de expresión de alguien, también está en juego la tuya. Es algo en lo que perdemos todos.

¿De qué sectores has recibido apoyo?

Principalmente de la población LGBTTTI, me está sorprendiendo bastante. Les agradezco mucho. Del ámbito cultural, medios, algunas instituciones, aliados al movimiento LGBTTTI. Me siento bastante apoyado.

¿Te has sentido en peligro a partir de esta situación?

Sí, han existido amenazas, pero realmente trato de enfocarme en las propuestas, en tomar acciones y en trabajar. Y en tratar de que alguna solución nos beneficie a todos. Hablar de eso está demás.

¿Qué pensarías si en algún momento se toma la decisión de retirar la pieza de la exposición?

Eso no va a suceder.

En las redes sociales hay algunos comentarios sobre hablan sobre una percepción de oportunismo, que se busca la fama. ¿Qué respondes?

No. Mi trabajo ha existido desde hace tiempo. Ha tenido ya cierto reconocimiento. Por ahí me dijeron que si buscaba generar polémica o incomodar a cierto tipo de espectadores, pero nunca he puesto atención en personas que no se preocupan ni por mi comunidad, ni por asuntos que me competen a mí. Para mi es irrelevante centrar mi atención y mi energía en pensar si le va a gustar o no a alguien. Lo que yo busco es representarme y representar otras realidades.

¿Crees que ahora existen mejores condiciones en México para desarrollar la libertad creativa y la expresión artística, en términos de mejores políticas culturales para ejercer la práctica artística de una forma libre?

Creo que hace falta mucho trabajo por hacer. No estamos en un nivel que nos favorezca a muchos creadores en todas las disciplinas y ramas. Hay que ejercer presión, hay que proponer. Eso es muy importante. A veces exigimos, pero no proponemos y eso es necesario ahora. Estamos volteando a otros lados y al voltear es necesario que tengamos propuestas para presentar.

¿Cuáles son los peligros a los que se enfrentan, en una sociedad como la nuestra, las personas que por su identidad sexual no coinciden con las normas de la heterosexualidad?

Existen muchas cosas que nos pueden poner en riesgo. Una de ellas es la desinformación, como estos grupos que están desinformados y se manifiestan en contra. También la falta de propuestas por parte de la población LGBTTTI. Creo que estamos un poco aletargados, necesitamos generar más acciones. Hemos ganado muchos derechos, me siento contento por ello, pero a veces existimos otros que vivimos otras problemáticas. Por ejemplo, la comunidad trans es bastante agredida. De la población LGBTTTI, creo que son los y las que se ven más reflejados en el asunto de la violencia. Creo que es necesario que las empresas no solo se declaren gay friendly, como está de moda, sino que realmente contraten gente LGBTTTI, que haya mas oportunidades de trabajo para las personas trans.

¿Cuáles son los proyectos que estás trabajando actualmente?

Todo está relacionado con las artes. Hace un año fundé mi propia empresa de decoración y artes decorativas. Estamos trabajando con un par de antros gay. Mi trabajo como artista plástico sigue. Ahora estoy escarbando sobre la psique, abordando temas sobre mi infancia, estoy explorando las imágenes que me influyeron en las experiencias en esa época de mi vida.

¿Tienes algo más que decir sobre todo este asunto?

Invito a todos los creadores, de todas las ramas, a que podemos tomar esto para darnos cuenta de que no hay lucha ganada todavía. Es un ejercicio constante, proponiendo siempre. No detenernos porque mañana habrá nuevos retos y nosotros tenemos que proponer nuevas soluciones.

En tu estudio Fabián, tienes una pintura de un hombre con mascara. ¿Qué significa?

Para mí la máscara es una forma de ocultar una disposición personal para enfrentarte a algo, entonces, justamente, la masculinidad es una máscara, algo que nos limita y que no deja mostrar quien realmente somos.




Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Pueblo Mágico, Tonatico, Edomex Entornos
2020-12-01 - 20:13
Pueblo Mágico, Ajijic, Jalisco Entornos
2020-12-01 - 19:42
Pueblo Mágico, Zempoala, Hidalgo Entornos
2020-12-01 - 19:08
Pueblo Mágico, Isla Aguada, Campeche Entornos
2020-12-01 - 18:35
+ -