¿Poder judicial sometido?
¿Poder judicial sometido?

Columnas viernes 01 de marzo de 2019 - 01:46


Esta semana, el senador Félix Salgado Macedonio, de Morena, soltó otra de las declaraciones peculiares que lo caracterizan. Sugirió que si la Suprema Corte de Justicia de la Nación no se ajusta a la reducción salarial, van a plantear la remoción de los ministros. Se me dirá que es típico de Salgado Macedonio y no debemos prestarle mayor atención. Responderé que en otras circunstancias así sería, pero no cuando el partido de Salgado Macedonio está en el Gobierno. Nadie puede censurar las opiniones de un senador, pero la presidencia de Morena, encabezada por Yeidckol Polevnsky podía deslindarse de su posición. Pudieron decir por ejemplo, que no representa una postura institucional de su partido. Otro tanto pudieron haber expresado Ricardo Monreal en el Senado o Mario Delgado en la Cámara de Diputados. Principalmente, hubiera esperado una respuesta contundente del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en defensa de la institución que encabeza. Un miembro del Poder Legislativo amenazó explícitamente al Poder Judicial. No deberíamos normalizar estas situaciones con el silencio. Quien calla, otorga.

También nos enteramos que muy probablemente, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) devolverá el registro al Partido Encuentro Social (PES). Desde luego, no hay justificación legal para semejante arbitrariedad. El PES no cubrió el umbral de votos establecido por la ley como porcentaje mínimo para mantener el registro. Difícil desligar esta medida del encuentro entre el Presidente de México con los grupos evangélicos la semana pasada. En todo caso, con presión oficial o sin ella, numerosos abogados y analistas jurídicos han criticado la intención de devolver el registro a un partido en contra de lo establecido por la legislación vigente.

Poco antes de morir, el gran escritor estadounidense Gore Vidal fue entrevistado durante algún homenaje televisivo. Vidal fue un novelista excepcional, caracterizado por su sentido del humor y su feroz crítica del sistema norteamericano, que parodió el imperialismo estadounidense. Le preguntaron dónde residía la grandeza de su país. Descalificó a toda la clase política gringa, condenó agriamente el sistema económico y sus desigualdades, pero dijo más o menos lo siguiente “lo que distingue históricamente a Estados Unidos del resto de los países latinoamericanos no fue su clase política ni sus empresas. Fue su sistema judicial independiente del poder ejecutivo. No era intachable, pero fue independiente. Un juez provinciano podía sancionar y negarle autorizaciones al presidente del país más poderoso del mundo. El debido proceso y el imperio de la ley fueron lo único que nos protegió de sufrir dictaduras civiles o militares como las sudamericanas. Habeas corpus es la diferencia fundamental entre un país civilizado y otro que no lo es. La independencia judicial es la mejor protección que pueden tener todos los ciudadanos.” En efecto.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Desapariciones: La larga búsquedaColumnas
2019-03-26 - 02:01
El paraíso infernal de la CDMXColumnas
2019-03-26 - 01:57
La enseñanza del arteColumnas
2019-03-26 - 01:51
El reporte Mueller da fuerza a TrumpColumnas
2019-03-26 - 01:49
Y los rusos también jueganColumnas
2019-03-26 - 01:45

+-