facebook comscore
¿Quién detiene la furia?

¿Quién detiene la furia?

Columnas martes 22 de octubre de 2019 - 03:54

H ong Kong, Barcelona, Beirut, Santiago de Chile... en las últimos días, en diversos puntos del mundo, la falta de respuesta de sus gobiernos ha convertido las calles en escenarios dantescos, ante la sorpresa de miles que ven cómo se desmoronan sus ciudades, son arrebatadas por hombres y mujeres que destruyen todo a su paso: autos, camiones, destrozos, vidrios, robo de mercancías, incendios, pero se llevan sobre todo la paz. Ésta es arrebatada mientras la incertidumbre reina en otra parte de la población que asustada se queda en casa; de Hong Kong ya son más de 4 meses, comenzó con la ley de extradición y ahora quieren elecciones libres, hay gran pleito contra la policía y, para rematar, hay una recesión a la vista en esta ciudad semiautónoma china.

Barcelona quedó paralizada así como otras ciudades de Cataluña luego de las sentencias de los líderes independentistas, nuevamente regresó el reclamo de miles de separarse de España.

En estos movimientos uno de los lugares más vulnerables que se ha visto se repiten en una ciudad y otra son los aeropuertos al saber que son la entrada a la ciudad, la puerta de bienvenida, se han convertido en uno de los primeros puntos para desestabilizar; las imágenes son las mismas, pasajeros caminando con maletas y la presión de no perder sus vuelos, bueno hasta en la pasada marcha de taxistas aquí en la CDMX, justo fueron a parar al AICM.

Beirut fue escenario de miles de personas que salieron a protestar por un impuesto a las llamadas por la aplicación de WhatsApp, pero después los mismos manifestantes dieron una lección al mundo al limpiar los destrozos que provocaron.

Pero lo que sucedió en Chile, el país más competitivo en América Latina, sorprendió al mundo: incendios, violencia, saqueos que llevaron a un toque de queda... desde hace 3 décadas no se veía algo similar. El alza a las tarifas del metro fue el hartazgo de la sociedad en todos los niveles que tienen que librar con sueldos bajos, servicios ineficientes, educación carísima, por eso, no ha sido suficiente detener el alza al metro; ofenden las ocurrencias de las autoridades de: “Levántate más temprano para pagar menos”, y súmale que en las primeras protestas, el presidente Piñera cenaba en una zona “fifí” para celebrar el cumpleaños de su nieto. Lo que se ha visto en las últimas protestas en el mundo son gobiernos sordos, gobiernos que viven una realidad muy distinta a sus pueblos, y ahí están también Londres, Ecuador, Venezuela, Perú más las que se acumulen, ¿cómo detener la furia? Ésa ya está despierta.

•Es analista de temas internacionales,
especialmente, en política de EU,
Latinoamérica y el Vaticano.
@lauperezcisnero

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Sueño consumado Columnas
2019-11-18 - 23:22
Sarcófagos y leyendas Columnas
2019-11-19 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-19 - 01:54
Derecho a debate Columnas
2019-11-19 - 01:53
La importancia de la autonomía universitaria Columnas
2019-11-19 - 01:40
+ -