facebook comscore
¿Quién tiene la razón?

¿Quién tiene la razón?

Columnas miércoles 20 de noviembre de 2019 - 01:22

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el escritor y activista Javier Sicilia iniciaron una pugna por la estrategia del gobierno para combatir la violencia, en la que el primero afirma que mantendrá sus actuales medidas y el segundo advierte que demandará cambios de fondo. ¿Quién tiene la razón?
El de la violencia es un tema en el que absolutamente nadie debe mantenerse al margen, pues se trata de un problema complejo, al que suele vinculársele con modelos de pensamiento y comportamientos individuales fraguados por factores familiares y sociales, al que, por cierto, ningún país ha podido encontrar una solución, ya no digamos efectiva y permanente, sino tan sólo viable.
La violencia afecta a diversos aspectos de la vida en común, como la justicia, la salud, la economía, el desarrollo y los derechos humanos, abarcando aspectos espirituales, pero al margen de las explicaciones que podamos conocer hablamos de un asunto al que nadie puede sustraerse, ya que nadie está exento de padecerla.
Las posturas de López Obrador y de Sicilia son entendibles y, al igual que otras que pudiésemos conocer, son dignas de reflexión y análisis.
La violencia es un poliedro de posibles interpretaciones, con un sinnúmero de caras en las que podrían escribirse otro tanto de alternativas de solución, pero aun cuando agotásemos ambas caras de la moneda el problema seguirá presente, porque, debemos aceptarlo, hablamos de un tema que al haber estado presente en toda la historia de la humanidad podríamos concluir que es imposible anularlo.
La violencia social ha formado parte de la realidad desde el momento en que un cavernícola descubrió que era más cómodo y fácil apoderarse de un mamut cazado por otros que cazarlo por sí mismo, y comenzó a desarrollarse en la medida en que quienes optaban por esa comodidad descubrieron que podían avasallar a otros para que trabajaran en favor de los más fuertes.
La violencia, en especial la relacionada con bandas interesadas en desestabilizar una comunidad, por pequeña o grande que sea, debe combatirse mediante esfuerzos conjuntos y racionales a los que el enfrentamiento entre las víctimas pocas veces (por no decir que nunca) ha aportado soluciones.
Pretender darle la razón al Presidente de México o al activista podría incluso agravar el problema que vive nuestro país, pues no se trata de eso, sino de identificar las causas que provocan la violencia y, de manera simultánea, de establecer los mejores caminos para combatirla.
Programas para la prevención de la violencia ya existen, pero aún debemos descubrir la o las formas de ajustarlas a cada situación particular, y tal vez sería en esa órbita en la que debemos movernos para tratar de enfrentarla.
Evaluar la violencia sólo por las estadísticas es un gravísimo error, pues detrás de cada número existe, al menos, una persona que sufre, y eso es lo de más debe importarnos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Prensa fifí Columnas
2019-12-13 - 02:02
Tiraditos Columnas
2019-12-13 - 01:41
Mara Gómez Columnas
2019-12-13 - 01:40
Los dos hemisferios de Bárbara Anderson Columnas
2019-12-13 - 01:31
Academia y Desarrollo Columnas
2019-12-13 - 01:30
¿Quién reprime el arte? Columnas
2019-12-13 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -