¿Tú Qué Fotos Tomas?

¿Tú Qué Fotos Tomas?

Columnas martes 16 de julio de 2019 - 02:50


Mientras escribo esta columna, vuelvo a cuestionar la razón por la que tomamos fotos en las vacaciones. Si pienso en mis primeros viajes con mis papás, pienso en la cámara y los rollos de negativos listos para usarlos.


▶ Pero más allá de mis memorias de “oldie” , hoy las vacaciones son para fotografiarlas de tal forma, que no logro entenderlo. Quizá es mi visión como fotógrafa o mi personalidad viajera que gusta de recorrer el mundo con la idea de conocer sus paisajes, su gente, su color y su historia.

Hasta aquí, creo que me estoy dando a entender, pero lo que hoy quiero cuestionar es un poco lo que veo todos los días en Instagram.

Entiendo el boom en el que todos, repito TODOS hemos caído a la hora de hacer los selfies y de fotografiarnos en lugares históricos y compartirlas en las redes sociales. Por supuesto estamos diciendo “yo estuve aquí”, pero lo que aquí quiero plantearles es ¿qué tanto estamos dispuestos a dejar de ser los protagonistas de nuestras fotos?

Unos viajan a lugares exóticos y lejanos, por temas de trabajo o de placer; a algunos les gustan fotografiar los paisajes, otros a ellos mismos y a otros la comida, y todo se vale.

Bien me decía un alumno que la fotografía le gustaba porque lo hacía sentir libre, porque no existía una regla como tal para hacer una buena foto, porque principalmente era lo que a ti te hacía sentir bien; y sí, de eso se trata la foto.

Pero dada mi personalidad inquieta y atenta a conocer nuevos lugares, países o rincones en el mundo que sean fotografiables, no logro entender ¿por qué alguien que viaja tan lejos, no captura nada de su alrededor?

Las imágenes por sí solas comunican algo, buenas o malas, hay algo que transmiten, y cuando se trata de salir de la cotidianidad que se vive todos los días en tu ciudad, se vuelve más interesante para todos.

Hoy les pongo aquí tres ejemplos claros, de dos lugares que en lo personal me encantaría conocer y que cuando he visto que estos personajes en mi timeline están visitándolos, los sigo diariamente para tener un acercamiento virtual.

Pero cuál ha sido mis sorpresa, uno que las fotografías de lugares mágicos se vuelven selfies, de tal forma que solo se ven sus rostros y nada del sitio; dos que se fotografían detalles tan minuciosos que pudieran ser en cualquier parte, menos allí y por tercer ejemplo, quien solo fotografía comida o cafés en lugares extraordinarios, y entonces me quedo igual que antes, sin conocer nada.

Los lugares que vemos aquí son Islandia y Helsinki, y ninguna de las tres no lo dice. Podrías hasta pensar que pueden ser aquí mismo en México, y me lo creería con los cerrados.

Pero viajar tan lejos, y no fotografiar lo que ven, no lo logro entender. Insisto, quizá es mi visión como fotógrafa, porque respeto quienes no les gusta fotografiar y prefieren archivarlo en la mente, que también se vale, pero si la cosa es subir a las redes sociales en dónde andan y qué están haciendo, estaría padre ver más allá de sus ojos para que los que los seguimos en sus cuentas, de una manera desinteresada, nos ilustren y nos motiven a visitar esos lugares mágicos.

Disfrutemos de los viajes y de la vacación, pero no sean así, compártanos un poco más de lo que ven y viven. Contemos la historia de nuestras aventuras de viaje, que aunque no nos conozcamos, es como si lo fuera.

Tw: @lauragarza

Instagram: @lauragarzag

Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Jalisco se suma al patrimonio culturaColumnas
2019-09-20 - 01:50
Mexicanos al grito de gol...Columnas
2019-09-20 - 01:48
Historias Por ContarColumnas
2019-09-20 - 01:46
Adriano, un gran pacificador: YourcenarColumnas
2019-09-20 - 01:44
Y el muro, va…Columnas
2019-09-20 - 01:38
IngresosColumnas
2019-09-20 - 01:36

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-