laopcionnota

Columnas lunes 22 de julio de 2019 - 10:51


Pasa el tiempo y continúa acrecentando su legado en el boxeo. Ya no existe la necesidad de arriesgar para satisfacer las necesidades básicas que, en su momento, lo orillaron a tomar la disciplina de los puños, más como un método de subsistencia que como un modo de vida.

Con el futuro arreglado en términos esencialmente personales y otros profesionales por concretar, el presente de Manny Pacquiao en el pugilismo no está marcado por avaricia, fama o lo simplemente superficial del consumismo. Claro está y postulado que, si el filipino subió al encordado del MGM Grand de Las Vegas a sus 40 años de edad para intercambiar metralla con Keith Thurman, fue para deleitarse y disfrutar de sus cualidades, que con el andar del tiempo han mermado capacidades, pero no las suficientes para hacer frente a un rival diez años menor.

▶ Impuso condiciones desde el primer toque de campana con velocidad de manos, si todavía cuenta con esa agilidad de puños, marcó la tendencia de la balanza con counters y combinaciones de más de tres golpes, enviando a la lona a “One Time” en el primer capítulo.

“Pac-Man” apeló al conocimiento de la experiencia de 24 años en el profesionalismo y unos cuantos más de su época amateur, apretando con iniciativa, plantándose en el momento adecuado para sumar 62 victorias, y consagrarse en el trono mundial de peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo, organismo que por fin tendrá a un solo campeón máximo de esta escala.

Los 66.678 kilogramos o 147 libras a partir de ahora retomarán los reflectores mundiales de la disciplina, ya que las futuras combinaciones, obvio
tomando en cuenta a Pacquiao, serán atractivas con la presencia de Pac-Man en una categoría donde los actuales mandones son los norteamericanos: Shawn Porter, Errol Spence Jr y Terence Crawford.

De lo bueno poco, ya que ese gusto por verlo boxear y sentimiento que originó en la afición del recinto de Nevada el sábado pasado, rememorando aquellos destellos de peleas con Marco Barrera, Erick Morales y Juan Manuel Márquez, será lo único que tendremos en el presente año, pues otro tipo de combates vienen para el Senador filipino, esos donde en la política no es necesario ponerse más cuero en los nudillos, sino sentido común por el bienestar de su pueblo.

Afortunados somos por contar con una leyenda que desea mantener su brillo activo sin importar edad, responsabilidades y peligros, esos mismos que no perdonan en el boxeo.

•Periodista y experto en boxeo
inaky_0630@hotmail.com / @inaky_arzate

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

El acordeonista frente a su féretroColumnas
2019-08-22 - 03:46
¿Y si seguimos sin empleos?Columnas
2019-08-22 - 03:41
¡Quién hace más lagartijas!Columnas
2019-08-22 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-22 - 03:38

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-