laopcionnota
¿Y por qué tanto tiempo?

¿Y por qué tanto tiempo?

Columnas lunes 27 de mayo de 2019 - 02:53


Si hay algo que se le pueda reconocer al primer Congreso de la Ciudad de México a ocho meses de haberse instalado es la reforma a la Ley de Residuos Sólidos que obligará a las empresas a sustituir las bolsas de plástico por productos biodegradables; el planeta ya no soporta más basura provocada por la inconsciencia de quienes lo habitamos.

A mi juicio, es hasta el momento, la reforma más importante que han hecho los legisladores que conforman esta primera legislatura, ya que en la práctica se la han pasado perdiendo el tiempo en espera de que les tiren línea.

En repetidas ocasiones he insistido en la urgencia de que las autoridades federales, estatales y municipales tomen medidas tendientes a proteger nuestro medio ambiente que, por cierto, unos días atrás estuvo a punto de asfixiarnos con el nivel de contaminación que alcanzó la Ciudad de México.

La prohibición de usar todo tipo de plástico ayudará en gran medida a limpiar nuestro entorno, pero, sobre todo, evitará que más botellas, bolsas, globos y otros artículos paren finalmente en el mar matando a todas las especies de animales que sobreviven con dificultad.

Si bien es una reforma que aplaudo con entusiasmo no entiendo por qué los diputados le dan año y medio para entrar en vigor, durante esos dieciocho meses seguiremos contaminando el planeta y provocando la muerte de diversos animales marinos.

Las empresas que se dedican a la venta de plástico tienen la suficiencia económica para iniciar lo más pronto posible el cambio de productos contaminantes a biodegradables, desde bolsas, platos, vasos, popotes, botellas e infinidad de artículos que se venden como pan caliente.

Es importante que paralelamente a la prohibición de productos de plástico, las autoridades lleven a cabo campañas mediáticas para explicar y concientizar a la población de que debemos proteger el planeta donde vivimos y cuidar a los seres vivos que por nuestra culpa mueren en una lenta agonía.

No hay día que no nos enteremos de que algún animal ha muerto a consecuencia del plástico, la más reciente muerte fue la de una ballena joven en el golfo de Davao que tenía en su estómago 40 kilos de deshechos, lo que le prohibía comer de manera natural.

De acuerdo con reportes de investigadores hay más de 87 mil toneladas de basura tanto solo en el océano Pacífico, entre California y Hawái, donde flotan en el agua objetos como juguetes para niños, redes viejas para pescar, zapatos, asientos de escusados y hasta aparatos electrodomésticos.

Ojalá que este sea el primer paso para que también a nivel federal la secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales haga lo propio e inicie programas tendientes no solo a evitar que se tire más basura, sino a limpiar la que ya está en nuestros mares. Es por el bien de la humanidad.


•Egresada de la escuela de PCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los animales y fundadora
de "Ángeles Abandonados".

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

AportacionesColumnas
2019-06-24 - 03:52
Tres temas para tomar en cuentaColumnas
2019-06-24 - 03:50
La balada de la dependencia sexualColumnas
2019-06-24 - 03:48
El Tratado de VersallesColumnas
2019-06-24 - 03:45
IngresosColumnas
2019-06-24 - 03:41
Línea 13Columnas
2019-06-24 - 03:38

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-