facebook comscore
19/S: Vivir Para Contarla

19/S: Vivir Para Contarla

Columnas jueves 19 de septiembre de 2019 - 04:29

Hoy hace justo dos años, a las 13:14 de aquel martes, sentado en mi oficina, de inmediato entendí que no era un sismito más. La estructura completa del edificio donde trabajaba gemía y crujía como queriendo derrumbarse.

Verdaderamente consternado caminé hacia la salida pero la tierra se agitó de una manera estruendosa. Se sacudía como si quisiera librarse de nosotros.

Vi a colegas alcanzar las escaleras grandes, pero justo cuando yo empezaba a apretar el paso para llegar a ellos, el estrépito arreció y los y las vi rodar y rebotar como juguetes en su caída hacia la planta baja. Atronadores, vidrios volaban como mariposas y plafones caían como cascadas; tuve que cambiar de ruta e intentar salir por otra vía, la de las escaleras chicas. La tierra se remecía con furor espeluznante.

A mi izquierda, agazapados junto a un muro, unos colegas me gritaban que me les uniera: “¡Véngase! ¡Acá es más seguro!”. Me negué; calculé que podría llegar en una sola carrera a las otras escaleras. Me di cuenta que sería imposible y me acuclillé junto a mis compañeros.

Un poco más acá, dos o tres compañeras lloraban aterradas; todos intentábamos calmarlas pero la madre naturaleza no cedía. El terremoto no cejaba.

Me resigné. Creí que moriría ahí, afuerita de mi oficina, al lado de mis colegas, junto a un extinguidor.

Me indigné también: “¿Así se va a acabar esto? ¿De veras?”. Justo cuando empezaba a rezar pensando en mis hijos, exactamente cuando en mi corazón me estaba despidiendo de mis seres queridos, aquello empezó a amainar.

Una espesa bruma de polvo sísmico anunciaba que lo peor había pasado. Nos incorporamos todos y corrimos hacia abajo. Ya afuera, en pleno arroyo vehicular, me preocupé por mi equipo y los busqué, y a todos encontré en buen estado aunque algunas de las colegas muy afectadas y, como buenas mexicanas, se mostraban más preocupadas por sus hijos, esposos y papás que por ellas mismas. Me sentí orgulloso de ellas.

“Ya estamos afuera” les decía a todos al encontrarme con ellos, “hablen a sus casas” mientras nos íbamos reponiendo. Abracé y saludé a gente que nunca había visto y nos sonreíamos exhaustos y nos decíamos “¡Estamos bien, estamos bien!”. Al regresar (quizá indebidamente) a mi oficina por mis cosas, pude presenciar enormes estropicios. Azorado, me estremecí; era casi una zona de guerra. Tardé dos horas y media en llegar a casa, horrorizado de la devastación de mi entrañable CDMX, que tanto padecemos y que tanto amamos.

No perdimos la fe; de peores habíamos salido. Y de aquella también salimos, aunque no debemos olvidar y estar siempre alertas. Recuerde el simulacro de hoy; participe. Esta es mi columna #100 para ContraRéplica. Mi gratitud sincera a directivos, y colegas. Los y las abrazo con afecto.

•gsergioj@gmail.com
@ElConsultor2

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-11 - 23:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-11 - 23:18
Tiraditos Columnas
2019-11-11 - 23:16
El sexo de las ciudades Columnas
2019-11-11 - 22:36
Lamento Boliviano Columnas
2019-11-11 - 22:24
Evo Morales y su cosecha de tempestades Columnas
2019-11-11 - 22:20
+ -