facebook comscore
A 10 años de la muerte del Rey del Pop, el trono sigue vacío

A 10 años de la muerte del Rey del Pop, el trono sigue vacío

Entornos martes 25 de junio de 2019 - 05:09

POR MARTHA ROJAS

Dieciocho días antes de iniciar This is It, la ambiciosa gira que marcaría su regreso a los escenarios, Michael Jackson murió por un paro cardiaco derivado de una sobredosis de propofol y benzodiacepina.

Conrad Murray —el médico personal que había contratado específicamente para atenderlo durante los 40 conciertos que se había comprometido a presentar en el 02 Arena, de Londres— llevaba dos meses y medio administrándole el potente anestésico para que pudiera dormir. Tras la muerte del Rey, el 28 de agosto de 1999, Murray fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio involuntario.

El fallecimiento del único artista con 13 sencillos incluidos dentro de los 10 mejores, en las listas de popularidad de Estados Unidos se regó como pólvora. El tráfico de Internet aumentó. MySpace, Twitter y Facebook reportaron caídas en sus servidores y miles de fans se aglutinaron en su residencia de Hombly Hills; el Teatro Apollo de Nueva York; la antigua sede de Motown, en Detroit, donde Jackson comenzó su carrera, y alrededor de su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Lisa Marie Presley, exesposa del cantante, Elizabeth Taylor, íntima amiga, Madonna e incluso el expresidente estadounidense Barack Obama expresaron sus condolencias. El Congreso guardó un minuto de silencio y una bandera a media asta lució frente al que fue su hogar de la infancia en Gary, Indiana. El Rey del Pop, había muerto y la leyenda había nacido.

En 2009 cuando aceptó la gira, que arrancaría el 13 de julio de 2009, Jackson había dejado de ser el joven afroamericano de 24 años que había revolucionado la industria musical para ligarla a la del video con el lanzamiento de su sexto álbum de estudio Thriller.

En ese año, el Rey del Pop ya era un hombre de 50 años, deformado por las cirugías estéticas y su color de piel era totalmente blanquecino; vivía ligado a los fármacos por los constantes dolores de los que se decía victima a consecuencia de un incendio que le quemó parte del cabello durante el rodaje de un comercial realizado para Pepsi, en 1984; estaba alejado de su querido Nerveland, recluido en sí mismo y con varias denuncias por abuso sexual. Como en Thriller eraun muerto viviente.

El video de “Thriller”, estrenado en 1983, un año después del lanzamiento del álbum homónimo, duraba 13:43 minutos. Cada pieza era la narración de un asesinato. Un musical de terror, en el que Jackson como hombre lobo marcó su estatus de superestrella y rindió tributo al género de zombies.

El video fue visto por más de 400 millones de personas. El Congreso de EU, lo incluyó en el Registro Nacional de Cine como patrimonio histórico, en diciembre de 2009, cuando las disputas por su herencia apenas comenzaban y las denuncias por abuso sexual en su contra crecían como espuma.

LOS ZOMBIES NUNCA MUEREN

Una década después de su muerte sobrevive su enorme talento salpicado por las acaloradas denuncias de abuso infantil plasmadas en el polémico documental Leaving Neverland. Su genio como músico, bailarín, filántropo es cuestionado por su aparente monstruosidad como humano.

Su cara, su color de piel, su nariz, sus extravagancias, su obsesión por coleccionar objetos egipcios y costosos, su infancia dolorosa, el nacimiento de sus hijos, la adquisición de Neverland, su presunta bancarrota, todo en él fue objeto de curiosidad mórbida.

“Cuando la gente se inventa que no quiero ser quien soy me hacen daño”,dijo en 1993 a Oprah Winfrey.

Detrás de todo el show que la fama genera, había un hombre del que es imposible emitir veredicto alguno pero al que hay que disociar de su legado.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -