facebook comscore
Activismo judicial vs. legitimidad democrática

Activismo judicial vs. legitimidad democrática

Columnas lunes 21 de octubre de 2019 - 03:50

En la actualidad, se ha generalizado como forma de actuación de los tribunales constitucionales, el modelo de “activismo judicial”.

Las decisiones de este tipo de tribunales deben legitimarse principalmente por la racionalidad o razonabilidad de su contenido. Deben aprobar el mínimo test de razonabilidad y su sentido debe ser comprensible para todos. No obstante, también resalta la importancia del debate de sus sentencias ante la opinión pública.

Las decisiones de tribunales constitucionales tienen el carácter de decisiones políticas, por la trascendencia política de sus resultados, pero no deben serlo en función de intereses políticos involucrados en el sentido del fallo.

En la emisión de sus resoluciones, estos tribunales deben hacer prevalecer los principios constitucionales sobre otras normas del sistema. En este aspecto, el constitucionalismo multinivel es abierto. Por ejemplo, los derechos humanos como principios prevalecen sobre otras normas, sin importar jerarquías.

Pero es importante tener claro que el juez no es legislador. Hay a veces Pero es importante tener claro que el juez no es legislador. Hay a veces más innovaciones judiciales que legislativas, pero los legisladores tienen legitimación popular.

El juez además no representa mayorías como sucede en el parlamento. Los sistemas necesitan legitimar sus procesos de toma de decisiones. Mientras más “huecos” deja el legislador, o menos legitimidad tiene el parlamento, más “poder” se atribuye a sí mismo el juez.

El juez es un funcionario público cualificado, pero debe cumplir sus tareas conforme a la ley.

El neoconstitucionalismo pone de “moda” el activismo judicial, debido al uso excesivo de conceptos jurídicos indeterminados como el concepto “dignidad de la persona”.

A pesar de ello podemos hablar de una “justicia inacabada” (No se alcanzan los objetivos de justicia en el Estado).

Los jueces deben ser conscientes del bien que pueden hacer aplicando simplemente la ley, sin necesidad de acudir o utilizar mecanismos de interpretación sumamente laxos.

El juez no requiere tanta creatividad. Aunque a veces se erige en constructor de las normas, es claro que no es esa su función. Este es un riesgo actual en todos los sistemas jurídicos.

El juez debe aplicar la ley con cierto margen de apreciación, pero no debe crear la ley. Debe identificar el “contenido esencial” de los derechos”, no crear derechos.

La “justicia” del juez se hace conforme a lo que la ley le dice que es justo.Ahí no debería hacer margen de apreciación. El juez no debe cambiar la ley, sino aplicarla.

El juicio de valor del juez no debería ser entre lo “justo” o lo “injusto” sino “legal” o “ilegal”, “constitucional” o “inconstitucional”.

Flor de loto: “Justicia es solo un juicio de valor que el ser humano atribuye a eventos relacionados con su propia conducta”

•Especialista en Derecho Constitucional y derechos humanos

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -