laopcionnota
Adieu Notre-Dame
Adieu Notre-Dame

Columnas martes 16 de abril de 2019 - 01:56


La Catedral de la Asunción de Nuestra Señora o como todos la conocimos Catedral de Notre-Dame, una iglesia católica con un estilo arquitectónico gótico, hermosa por dentro y por fuera, ha quedado en la historia de París y en la del mundo entero.

▶ Mi acercamiento e inicio de admiración a la Catedral fue por su impactante arquitectura, y no viendo el Jorobado de Notre-Dame o yendo de adolescente a París.

En realidad fue en mi clase de Historia del Arte en la prepa, no recuerdo si fue en tercer semestre o más adelante. Estudiaba en el Tec de Monterrey, Campus Guadalajara, y mi profesor se llamaba Jorge Ramírez, era un arquitecto inteligente, con mucha experiencia y tengo que decirlo, guapo.

Era nuestro primer profesor guapo y elegantemente vestido que aparecía frente a las aulas, tenía un cabello estilo Richard Gere, ojos verdes, siempre iba vestido de traje y por supuesto, yo y otras más nos convertimos en su fan y por ende, en estudiantes con las mejores calificaciones.

Más allá de la atracción idílica, mi gusto por la arquitectura fue desde siempre, solo que ahora tenía una doble motivación. Pero me recuerdo allí, dibujando la fachada de Notre-Dameen mi cuaderno de rayas, mientras Jorge no la proyectaba en un acetato en el pizarrón.

Su estilo gótico, la historia de su construcción y la forma en que planearon sus tres naves, la convirtió en una Catedral original para la época. Su asimetría, los arcos en su interior, y puedo recordar cuando nos explicaba sobre el contrapunto y el rosetón, elementos que se utilizaban en ese tiempo en las fachadas de iglesias de estilo gótico.

Fue hasta 2015, a mis 33 años, que pude conocer París y visitar la Catedral, después de más de 13 o 14 años fue como recordar mis clases con Jorge, las charlas sobre la arquitectura de las iglesias que más me gustaban y sobre sus múltiples viajes a todo el mundo que yo en ese tiempo, veía como tan lejano poder visitar Europa.

▶ Al final, Jorge fue un gran amigo que años después, lamentablemente, fue víctima del cáncer y a sus treinta y tantos falleció.

Cada una de las fotos que tomé del exterior, como la que vemos aquí y del interior de Notre-Dame las hice pensando en él.

Dejando de lado, los juegos de adolescente, fue un gran maestro que me acercó a la historia de grandes monumentos y construcciones en el mundo entero. Incluso, ayer repasando mi archivo de las fotos del viaje a París la visita a la Catedral, volví a pensar en él.

Notre-Dame sufrió un accidente, llamas gigantescas provocadas por un posible error humano han deteriorado y derrumbado muchos años de historia, pero aún sigue de pie. Su piel se quemó, pero no su interior.

Aún está la Cruz de Jesucristo en el altar y muchos de los Santos, siguen allí incólumes, manchados de humo negro, pero completos. Lo dirán o no, pero siempre hay ‘Diosidencias’ o un poder divino que las imágenes religiosas, quedan intactas.

Habrá que esperar para saber la causa real, y saber más sobre su reconstrucción. La Catedral de Notre-Dame no puede quedar en ruinas, quizá es una señal, como en otro incendio que sufrió en 1194 y se interpretó como una señal para que se reconstruyera dándole un nuevo brillo.

Todos sufrimos viendo la transmisión en vivo, y seguramente el buen Jorge también fue testigo y sufrió al ver uno de sus monumentos favoritos en llamas.


Tw: @lauragarza
Instagram: @lauragarzag
Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


De 3 a 4 sedes para la CDMXColumnas
2019-04-19 - 03:10
Hazañas y esperanza en nuestra LigaColumnas
2019-04-19 - 03:07
Votos SagradosColumnas
2019-04-19 - 03:05
¡Un engaño!Columnas
2019-04-19 - 03:03
La lucha económica de la clase mediaColumnas
2019-04-19 - 02:58
IngresosColumnas
2019-04-19 - 02:55

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-