laopcionnota
Ai Weiwei llega a México con manifiesto antidesapariciones

Ai Weiwei llega a México con manifiesto antidesapariciones

Entornos viernes 12 de abril de 2019 - 04:08


POR KRISTINA VELFU

Restaurar la memoria es el objetivo de las obras que presenta Ai Weiwei, el artista contemporáneo —de origen chino— del momento, en el Museo Universitario Arte Contemporáneo en la Ciudad de México (MUAC) a partir del 13 de abril hasta octubre de este año.

Con su particular vocación como activista, en esta ocasión Ai Weiwei explora traumas de las experiencias de China y México, en especial acerca de los 43 estudiantes desparecidos y sus familias, sobre quienes prepara el documental To Be del que se podrá ver un avance en el MUAC.

Se trata de un monumento visual hecho con un millón de piezas de LEGO, en el que se pueden ver los rostros de los 43 desaparecidos y los tres asesinados en Iguala en 2014. Ai Weiwei menciona: “con las desapariciones no sólo perdemos a los estudiantes, sino también nuestro futuro como humanidad y el potencial que ellos significaban”.

Esto es a lo que se refiere con la “pérdida del futuro” un concepto fundamental en esta exposición, que documentó acercándose a la vida de quienes se han quedado a sufrir la ausencia de los estudiantes y en la lucha por la verdad. Cautiverio, persecución, tortura y exilio han sido consecuencia de su provocador trabajo en el que ha puesto su vida misma, sin embargo él se conserva como un hombre sensible al dolor y a las flores, que —en su poético lenguaje verbal— expresa en cada pregunta que le hace la prensa.

Asegura que sus flores favoritas de México son las bugamvilias y que no podría soportar la idea de perder a su hijo pequeño, por lo que puede comprender perfectamente a las madres de los estudiantes de Ayotzinapa: “como ser humano puedo entender su sufrimiento y su desesperación”, asegura.

Sobre China, presenta una imponente obra denominada Salón Ancestral de la familia Wang, que tiene una superficie de 650 metros cuadrados y 12 metros de altura. Proviene de la dinastía Ming y data de entre 400 y 500 años atrás. Este templo antiguo vio su historia multilada por la Revolución Comunista China y bajo la campaña de los Cuatro Viejos que pretendió erradicar todo vestigio del pasado. Así fue dejado en desuso y puesto a la intemperie. En él, Ai Weiwei, al rescatarlo, hace su mayor ready-made con significado político.

Sobre la memoria el artista menciona que sin ella construimos un presente sobre una base ficticia de nosotros mismos, mientras elogia la libertad universitaria y de cátedra que existe en la UNAM que le parece inimaginable en su país de origen, donde por si fuera poco, se ha decidido borrar su nombre de toda publicación, con el objetivo de no dejar paso a su poderoso mensaje en contra del sistema que impera en la actualidad en China.

Hoy en día vive en Berlín, Alemania. Ha viajado a México en múltiples ocasiones desde que inició el proyecto expositivo en el MUAC y asegura que tiene un amor muy profundo por nuestro país en donde la primavera tiene un color especial.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-