facebook comscore
Antes del Día del Trabajo: el Día del Niño

Antes del Día del Trabajo: el Día del Niño

Columnas viernes 03 de mayo de 2019 - 02:24

Mayo nos sorprende con dos celebraciones: el Día del Niño y el Día del Trabajo. La primera, cargada de emocionalidad y la segunda dotada de simbolismos que desgraciadamente se van convirtiendo en banales. Del manido Día del Trabajo se llenarán páginas y páginas; por ello mejor centrarse en el simbólico Día del Niño.

Las redes sociales nos regalaron el martes imágenes entrañables de la niñez. Los que gustan de poner situaciones personales en la redes, decisión más que respetable, encontraron fotografías de su niñez en el baúl de los recuerdos y nos ofrecieron retratos que despiertan sonrisas y añoranzas.

Esta conmemoración se celebra en México con intensidad pero la cruda realidad nos muestra que nuestra niñez está muy descuidada. Ya no es sólo el ambiente criminal y tenso que nos rodea, sino que tampoco estamos logrando ofrecer una educación que les permita desarrollarse con madurez.

Los niños de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Tabasco son los más tocados y desatendidos del país en educación y salud. Difícilmente podrán ser competitivos en un mundo donde la calidad de la educación define a los ciudadanos y a los profesionales. Por solucionar los problemas con los maestros se derruirá conscientemente el futuro de los niños: ¡Lamentable!

Después de este 30 de abril, convendría reflexionar y lamentarnos de la niñez que estamos construyendo en México. Ayer un excelente abogado penalista de 44 años comentaba que posiblemente ya le había tocado ver el mejor México y estaba llamado a contemplar su decadencia. Ojalá que no, pero gran reflexión. Probablemente nuestros hijos no podrán hablar de México convencidos de su modernidad.

En México, hay alrededor de 3.2 millones de niñas y niños que trabajan (INEGI, 2017). En 2016, había 21 millones que vivían en pobreza (UNICEF, 2017). Además, más de 14 mil niños viven y trabajan en la calle. Más allá de los números, que un solo niño viva en la calle, tenga que trabajar o que viva en la pobreza debería ser un escándalo para la sociedad y para el Estado.

La pobreza y la falta de educación combinan las características para el humus que hace crecer la violencia, la inseguridad, la corrupción y la impunidad. Niños pobres y mal educados conformarán adultos propensos a lo peor.

El Día del Trabajo debería dedicarse, en buena medida, a reflexionar sobre estas realidades. En vez de manifestaciones, protestas y declaraciones, habría que analizar en profundidad la problemática en torno a los niños que tienen que trabajar porque su familia y su país no les apoyan ni para alimentarse.

Una sociedad puede ser juzgada por cómo trata, procura y conserva a sus niños. Hay que dedicarles días, meses, años de vida para que crezcan como ciudadanos equilibrados que contribuyan a una sociedad estable. Los niños son presente y futuro de un país.

•Director de Extrategia, Comunicación y Medios

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta / II Columnas
2020-09-25 - 00:52
¡Hasta encontrarlos! Columnas
2020-09-25 - 00:43
¿Cuál será el capital político de Anaya? Columnas
2020-09-25 - 00:40
Lealtades presidenciales Columnas
2020-09-25 - 00:38
COVID: volteamos a otro lado Columnas
2020-09-25 - 00:38
La justicia digital en la CDMX Columnas
2020-09-25 - 00:37
+ -