facebook comscore
Arriban 2501 migrantes a San Ildefonso

Arriban 2501 migrantes a San Ildefonso

Columnas domingo 10 de noviembre de 2019 - 22:12

Desde el 7 de noviembre en el Colegio de San Ildefonso se puede visitar la exposición 2501 migrantes, del artista oaxaqueño Alejandro Santiago (1964-2013). Se trata de una serie de esculturas humanas de tamaño real, hechas a partir de 2002 mediante técnicas tradicionales de barro cocido a alta temperatura. Representan los cuerpos desnudos de aquellos que migran. Las figuras están trabajadas con texturas y facciones muy expresionistas; llegan a evocar tanto la fuerza y determinación como la incertidumbre y la conmoción espiritual que viven quienes tienen que salir de su tierra y dejar a los suyos. 
La obra es resultado del impacto que creó en él la desintegración de su propia comunidad, Teococuilco, en la sierra norte de Oaxaca, cuando la mayoría de los varones tuvieron que migrar hacia Estados Unidos. Este hecho provocó el despoblamiento, la disgregación familiar y la paulatina desaparición de lo que algún día fue un sistema colectivo con orígenes muy antiguos. 
Alejandro Santiago se involucró activamente en el tema de la migración cuando regresó de París, donde estudió y practicó pintura y escultura. Al regresar, quedó en shock por las transformaciones que sufrió su lugar de origen mientras él estaba fuera. 
Estar en el extranjero le permitió articular las influencias de Rufino Tamayo y la escuela oaxaqueña con las corrientes experimentales del primitivismo y el neoexpresionismo. Su estilo refleja especial atracción por el pintor Jean-Michel Basquiat; la crítica artística también lo ha relacionado con Antonio Saura, Wilfredo Lam y Jean Dubuffet. 
Para comprender mejor la experiencia de migrar, decidió sentirla en carne propia. Viajó a Tijuana y contrató un coyote que le ayudó a cruzar la línea de manera ilegal. Fue en ese proceso que observó 2500 cruces instaladas en la frontera para conmemorar la cifra de migrantes caídos en busca del sueño americano. A partir de entonces, decidió emprender su proyecto más ambicioso: una instalación monumental de 2501 migrantes creados con tierra, esa raíz de la que tienen que desprenderse. Agregó uno más al número original, porque siempre habrá una nueva persona, a veces no visible, que se vea obligada a vivir esa situación. De este proyecto se desprendieron otras series como Familias migrantes, cuyas piezas son formatos más pequeños.
En entrevista, llegó a comentar que para concebir el cuerpo, los rasgos y el temple de cada de figura iba a los mercados y las plazas, ahí observaba con detenimiento a las personas. Captaba sus rasgos, expresiones y gestos. Luego volvía a su taller, tomaba un trago de mezcal, y comenzaba a modelarlas en barro tal como le venían los recuerdos a su mente. 
En el 2007 fueron presentadas por primera vez en el Foro Universal de las Culturas en Monterrey. El proyecto, auspiciado por la fundación BBVA, financió el complicado traslado de las esculturas que requirió varios tráiler. Ya instaladas provocaron gran impacto. En esta ocasión, será posible verlas hasta marzo de 2020. Es un homenaje al dolor, a la esperanza y a la imposibilidad de olvidar el origen propio.  






Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El mundo al revés Columnas
2019-11-11 - 01:31
Tiraditos Columnas
2019-11-11 - 01:23
¿Y qué dice doña Rosario? Columnas
2019-11-11 - 01:22
La importancia del discurso contramayoritario Columnas
2019-11-11 - 01:59
No perdamos la fe Columnas
2019-11-11 - 01:50
Extorsiones navideñas Columnas
2019-11-11 - 01:39
+ -