facebook comscore
Artistas en el Faro de Oriente crean cráneos gigantes, pero sin sueldo

Artistas en el Faro de Oriente crean cráneos gigantes, pero sin sueldo

Entornos martes 29 de octubre de 2019 - 05:17

POR MARTHA ROJAS

“La primera escultura que intenté hacer fue en madera con un martillo y un formón, que años después me enteré, no tenía filo”, cuenta Eduardo Vera mientras se quita los residuos de unicel que le quedan en las manos, y en la cara. Desde hace una semana Eduardo pasa la mayor parte de su tiempo en el taller de Alebrijes del Faro de Oriente.

Trabaja en una pieza monumental de un cráneo que alcanza los 3.90 metros de altura y pesa cerca de 90 kilos.

“Yo tenía pensado hacer algo prehispánico pero por tiempo y presupuesto dejé la idea, y ahora trabajamos en el proyecto de un italiano. Estoy haciendo este cráneo y la idea es que se abra cada cierto tiempo para que salgan flores y bailarines. Yo calculo que pesa unos 80 o 90 kilos, ligero para su tamaño. Eso se debe a que básicamente está hecho de unicel, aunque no estuve muy de acuerdo porque lo ideal es emplear papel y engrudo. Son más amables con el ambiente. Pero bueno la estructura se va a montar en un carro alegórico”, dice.

El cráneo monumental que reposa en las instalaciones del taller es uno de los 10 trabajos con los que el artesano y otros diez integrantes del Colectivo Última Hora participarán el próximo 2 de noviembre en el Gran Desfile del Día de Muertos, que partirá de la Estela de Luz al Zócalo capitalino.

Entre residuos de cartón, grandes bloques de unicel y los ruidos constantes de las soldadoras, Raúl Osorio, Joaquín Segundo, Ramón Espinoza, Ernesto Carbajal, Marco Osorio, y Juan Vázquez, del Colectivo Última Hora trabajan en las estructuras de fibra que darán vida a los esqueletos monumentales de La Catrina, El Catrin, El Mazahua y hasta Blue Demon. Todos ellos serán parte de la ostentosa representación que la Secretaría de Cultura del Distrito Federal preparó del Mictlán como parte de los festejos del Día de Muertos, y que a veces parece tan cercana a James Bond y tan alejada, precisamente, de esas tradiciones que pretende enarbolar.

“Hacer una de estas piezas usualmente lleva entre tres y cuatro meses, pero nosotros la terminamos en un mes.

Los diez cráneos que vamos a llevar son de fibra de vidrio, aguantan cualquier intemperie”, explica Juan.

Mientras ellos trabajan en las piezas y adornos Mónica Rosas ,Iraní Bustamante y Nayla Altamirano se recuperan del evento previo en el que los artistas participaron con un Mictlantecuhtli monumental.

Es un trabajo que raya, por la dedicación, el cuidado y la creatividad más en lo artístico que en ese concepto a veces burdo llamado artesanía.

Eduardo está consciente de que el trabajo, también monumental, que él y sus compañeros realizan desde 2005 en las instalaciones del Faro de Oriente y que los ha llevado a ser reconocidos en países como Alemania o Dinamarca no sólo merece el reconocimiento público sino una remuneración.

“La Secretaría de Cultura planteó un presupuesto de entre 250 y 290 mil pesos para la construcción del carro alegórico y los cráneos, pero nada para salarios . Eso nos desanimó, y al menos yo, me alejé unos días. Pero cuando regresé, vi que habían montañas de unicel y eso me animó. Ahora, designaron 5 mil pesos como pago a seis personas, yo pedí 10 pero a ver… el desfile significa que hay trabajo para la gente que está aquí", concluye.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -