facebook comscore
Así nos ven

Así nos ven

Columnas lunes 17 de junio de 2019 - 03:53

Se atribuye a Feuerbach la frase liberal que vertebra el derecho penal de los Estados democráticos: “Siempre será preferible un culpable afuera que un inocente adentro”.

Viene a cuento lo anterior por el estreno reciente de una serie en Netflix: Así nos ven... (aviso de spoiler).

La serie, de sólo cuatro episodios, narra la injusta detención, proceso y encarcelamiento de cinco muchachos, afroamericanos y latinos, acusados por una violación que no cometieron. Trisha Meili, empleada de una casa inversora en Wall Street, blanca, de 28 años, salió a correr y fue golpeada y violada, el 19 de abril de 1989, en la zona norte del Central Park de Nueva York.

Esa misma noche, un grupo de adolescentes de Harlem, negros e hispanos, entre los 14 y los 16 años, cometían infracciones diversas, también en esa zona del parque. La policía, a la antigua usanza, detuvo para investigar (en lugar de investigar para detener) e interrogó a los adolescentes. Existía, así sucede en estos casos, una enorme presión social y mediática para encontrar al o los responsables.

A los adolescentes se les conoció como Los cinco del Central Park.

Ellos son los protagonistas de la miniserie de Ava Duvernay, la polémica cineasta afroamericana, directora de Selma.

Así nos ven relata, con detalle, cómo la noche del 19 de abril de 1989, alrededor de las 21:30 horas, los agentes de la policía practican una “redada” de adolescentes, entre ellos Antron McCRay, Yusef Salaam, Korey Wise, Raymond Santana y Kevin Richardson.

Describe la miseria moral de una jefa policial y sus subordinados, que interroga sin presencia del defensor, a los adolescentes y los obliga a confesar un crimen no cometido, sin una sola prueba de por medio. Detalla la manera en la que son forzados a admitirlo ante las cámaras y las “técnicas” policiales que orillan a la autoincriminación y a la delación pactada

Así nos ven describe, también, el racismo prevaleciente en la época. Muestra al joven empresario inmobiliario, Donald Trump, pidiendo la aplicación de la pena de muerte contra jóvenes negros e hispanos de 14 años de edad. Desvela la ausencia de principios de la fiscal, el prejuicio racial del juez y del jurado.

Pero también relata algo de lo que poco se sabe y piensa: El horror que implica el encarcelamiento, no sólo para el que lo padece corporalmente, también para los familiares y amigos de quien se encuentra preso. Los círculos concéntricos de estigma y dolor que implica la detención injusta.

Años después de la condena, un reo confesó, con detalle, la violación y el intento de homicidio. El ADN fue positivo y quedó claro que Los Cinco de Central Park eran inocentes. El “usted disculpe” implicó una reparación a cargo del Estado de 40 millones de dólares. Pero las heridas físicas y psíquicas siguen ahí. La serie es deprimente y aleccionadora. No debemos olvidar que aquí, en nuestro país, el populismo penal que se traduce en ineficacia e injusticia, es también una amenaza.


•Excomisionado Nacional
de Seguridad: @Ley13091963

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ley Godoy Columnas
2019-10-18 - 01:33
La Nacional abre camino Columnas
2019-10-18 - 01:31
¿Perdonar al Veracruz? Columnas
2019-10-18 - 01:29
Cuba y su “presidente electo” Columnas
2019-10-18 - 01:28
Aquí, Hablamos Español Columnas
2019-10-18 - 01:26
Ingresos Columnas
2019-10-18 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -