facebook comscore
Autoridades, el principal problema de desaparición

Autoridades, el principal problema de desaparición

Nación lunes 23 de diciembre de 2019 - 00:30

Por Karen Cota
nacion@contrareplica.mx
Yolanda Morán, directora del colectivo Búscame y madre en investigación de su hijo que desapareció en 2008, asegura que en la indagatoria, el principal obstáculo es la colusión de las autoridades con el crimen organizado.
A pesar de perderse, el automóvil de su hijo fue encontrado en manos de un militar de inteligencia, el caso no se ha resuelto y sigue en completa impunidad.
¿Cómo fue la desaparición de tu hijo y cómo ha cambiado tu vida?
Esto fue un antes y un después a partir de la desaparición de mi hijo, que fue en plena temporada navideña, porque fue un 19 de diciembre, yo vivía en la Ciudad de México y partí a Torreón a pasar vacaciones con la familia y mi hijo era quien siempre iba por mí a la terminal. Llego a la terminal y encuentro a mi nuera y a mi otro hijo con una cara de espanto, y dije “algo anda mal”. Había andado con sus hijos de compras y de pronto ya no hubo comunicación con él. Nos cambia la vida no solo emocional, física, económica, en todos los aspectos. Amanecemos con este dolor, con esta necesidad de encontrarlo y terminamos el día con lo mismo.
Mi hijo se llama Dan Jeremeel Fernández Morán, desapareció cuando tenía 34 años, ahorita acaba de cumplir 45. Su hijo más pequeño tenía dos años, pero son cinco hijos. 11 años con la búsqueda y no hay nada, porque ya está comprobado que fue el grupo de militares del área de inteligencia que se dedicaban a hacer secuestros.
Detienen a un teniente militar con el coche de mi hijo. Él denuncia a otras cinco personas. Cuando los pasan del arraigo al centro penitenciario, no tenían ni una hora de haber llegado cuando entraron dos camionetas fuertemente armados, unas 15 personas. Les abren la puerta del penal, se los tenían en el taller. Ahí los golpean, los matan y se llevan a otros nueve presos que también eran del crimen organizado.
Ahí se me terminaron las esperanzas de que hablaran y dijeran algo. Hubo dos prófugos. Al año lo encontraron, lo enviaron al mismo centro penitenciario y vuelven a entrar para matarlo. Es ilógico, ¿cómo es posible que lo vuelvan a mandar? Queda uno. Esa es mi esperanza, que lo encuentren. Yo navego contra corriente.
No hay línea de investigación. Somos nosotros las familias, que vamos y les decimos “váyase por aquí, ahora váyase por acá”.
Las autoridades reconocen 40 mil 180 desaparecidos y 37 mil 440 cuerpos por identificar, pues obvio es que deben de ser desaparecidos. Necesitamos ese mecanismo extraordinario forense que estamos exigiendo a las autoridades para regresar a esos cuerpos a sus casas. Tenemos que cerrar ese círculo emocional al saber dónde irles a llorar.
¿Cuál consideras que es el principal problema que enfrenta la familia al buscar a una persona desaparecida?
La colusión de las autoridades, porque estos 11 años que tenemos (buscando) han sido colusión. En otras quizá, omisión. La corrupción, porque muchos de los casos son policías municipales y servidores los cómplices del crimen organizado. Desde el momento en que te presentas al Ministerio Público, lo primero que te dicen es “¿Sabe usted en qué andaba su hijo? ¿lo veía usted que gastaba mucho dinero?”, y yo le dije “A ver, espéreme. ¡Primero deje le digo cómo se llama! Usted ya lo está estigmatizando”. Te ponen muchas trabas. “Es que no hay vehículos, no hay gasolina para ir a hacer las investigaciones”.
Y luego te das cuenta que llega un helicóptero, se lleva a la subdelegada de la PGR que es con la que estabas dándole la información, pero resulta que estaba en una lista del crimen organizado y recibía una mensualidad. Dices “¿a quién le estoy llevando información?”. Ese es el principal obstáculo de que existan tantos desaparecidos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -