laopcionnota
Ayotzinapa: La catástrofe de Peña Nieto

Ayotzinapa: La catástrofe de Peña Nieto

Columnas miércoles 10 de abril de 2019 - 01:27


El caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa significó un desastre de gestión para el gobierno mexicano. Aquellas horas en que la información empezó a fluir, cuando ya se tenían datos de que algo grave había ocurrido en Iguala, se tomaron decisiones que, con el paso de las semanas, derivaron en una crisis de la que ya no se recuperó el presidente Enrique Peña Nieto.

Se consideró, de modo erróneo, que el problema se mantendría en los márgenes de la responsabilidad estatal y que se podría modular la información para mantenerla dentro del rango de las disputas históricas de estudiantes en Guerrero.

El fiscal del estado, Iñaki Blanco, declaró, en aquellas horas interminables, que se estaba ante un caso de desaparición forzada, lo que ya daba una idea de la gravedad del asunto, sobre todo teniendo en cuenta que las autoridades encargadas de la procuración de justicia no suelen ser tan explícitas.

Eran señales claras, pero convencieron al presidente de la República de que lo conveniente era esperar, dejar pasar, para que la propia dinámica informativa mudara a otros temas.

Se desperdició la oportunidad de mostrar empatía, de acudir al lugar de los hechos, para dejar constancia de que la atención a una situación tan grave era prioritaria para el gobierno.

Si bien no era su estilo, Peña Nieto pudo viajar a Iguala para mostrar que estaba al tanto del problema y mandar, así, el mensaje de que se actuaría con oportunidad.

Poco importa a estas alturas que las indagatorias de la PGR tengan solidez, que las únicas hipótesis que cuentan con pruebas sean las aportadas desde que era procurador Jesús Murillo Karam y que se tenga claridad de que los jóvenes fueron detenidos por policías municipales y entregados al grupo criminal de los Guerreros Unidos.

El canciller Marcelo Ebrard, en el contexto de la firma de un acuerdo con las Naciones Unidas para investigar el caso Ayotzinapa, recordó que Iguala abonó para cambio político en México, haciendo una lectura inteligente de uno de los sucesos más dramáticos de nuestra historia contemporánea.

En efecto, el mal manejo de la crisis, es uno de los elementos que dieron paso a una degradación constante del grupo en el poder y fueron alejando la posibilidad de que tuvieran resultados electorales exitosos.

Ahora el reto para el gobierno, como entonces, será el de convencer, con las conclusiones que conocemos, o con otras, en un clima en el que no hay mucho espacio para la deliberación y la comprensión.

Las Naciones Unidas, y en particular Michel Bachelet, entrarán también en un camino sinuoso y enfrentarán una realidad fría: a pocos importa la verdad, en un asunto explosivo que puede catapultar o enterrar carreras políticas en nuestro país.



•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿Cuánto más aguantará la ciudad?Columnas
2019-06-26 - 04:25
Lo malo del oroColumnas
2019-06-26 - 04:23
CDMX, capital cultural de AméricaColumnas
2019-06-26 - 04:16
¿A la basura los partidos políticos?Columnas
2019-06-26 - 04:14

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-