facebook comscore
Baja flujo migratorio, ¿y los derechos humanos?

Baja flujo migratorio, ¿y los derechos humanos?

Columnas miércoles 11 de septiembre de 2019 - 02:17

Hace unos días recibí un reporte de parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores donde puntualizaban los avances en temas migratorios. La primera página estaba totalmente enfocada a resaltar la línea cuesta abajo en las detenciones de migrantes en la frontera de Estados Unidos. La gráfica es de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EUA, ¿no le parece eso bizarro?

Que un país enfoque su política exterior en bajar los números de detenciones del país vecino, ha sido motivo de festejo en el gobierno actual. Lograron, dicen, un 56 por ciento menos en el flujo migratorio en la frontera sur de ese país y mi cabeza quiere explotar. En ninguna parte del famoso reporte, agregaron que las detenciones de migrantes en México aumentaron 69 por ciento en los primeros 7 meses del 2019, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En la era en que la Guarda Nacional es, según versiones oficiales, la protagonista de la estrategia, ¿cómo puede un cuerpo militarizado lograrlo con un enfoque en derechos humanos? El documento tampoco lo especifica.

De hecho, en algunas de las páginas cita que los operativos de la Guardia Nacional se han realizado con “estricto apego a los derechos humanos de las personas migrantes”, pero como es usanza de todos los gobiernos mexicanos, no dicen cómo, ni en qué se basan para afirmarlo. Aseguran que la CNDH solo tiene 7 expedientes en trámite, sobre potenciales casos de abuso. Para el gobierno son pocos entre tanto migrante, para nosotros debería ser el foco de atención.

¿Quiénes son y dónde se encuentran?

Crecí en una ciudad migrante. Tijuana me ha enseñado que por más que haya centros de ayuda para ellos, la vulnerabilidad y silencio los acompaña desde que tienen que salir de su país para cruzar por otro particularmente violento como el nuestro, y llegar al sueño.

Recuerdo las palabras de varios caminantes, mientras cubría la Caravana Migrante más grande que se ha registrado hasta ahora.

Aunque su enfoque era llegar a Estados Unidos, en temas mucho menos abstractos no tenían demasiada información. Asesoría jurídica, razones para pedir asilo en Estados Unidos, cómo levantar una denuncia por violaciones a los derechos humanos, etc. Básicamente su atención estaba en llegar a la meta. ¿Cómo podemos asegurar ahora que todos y cada una de las personas migrantes tienen a su alcance el procedimiento para levantar una denuncia en la CNDH?

No podemos usar la numeralia para argumentar que no hay violaciones. Quienes hemos estado dentro de una caravana migrante sabemos que hay confusión y miedo. La evaluación de los Derechos Humanos no debe reducirse solamente a contar denuncias, si no a una observación integral del fenómeno y sus resultados. Y parece que en este caso nos están pidiendo un acto de fe.

• Periodista

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-11 - 23:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-11 - 23:18
Tiraditos Columnas
2019-11-11 - 23:16
El sexo de las ciudades Columnas
2019-11-11 - 22:36
Lamento Boliviano Columnas
2019-11-11 - 22:24
Evo Morales y su cosecha de tempestades Columnas
2019-11-11 - 22:20
+ -