laopcionnota
Benedetti, el Poeta de lo liviano revive en las nuevas generaciones

Benedetti, el Poeta de lo liviano revive en las nuevas generaciones

Entornos jueves 23 de mayo de 2019 - 05:08


POR MARTHA ROJAS

¿Quién no se ha enamorado?,
¿
A quién no le han roto el corazón o se lo han rearmado?,

¿Quién —cuando joven — no se estremeció al leer: “mi estrategia es/ que un día cualquiera/ no sé cómo/ ni sé con qué pretexto/ por fin/ me necesites?. Táctica y estrategia.

Quizá el mérito del poeta uruguayo Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia,(1920-2009) no se halla en los esquemas literarios que organizan y califican, sino en el lenguaje coloquial, “elevado a poético”, con el que mostró esos sentimientos tan comunes, humanos y necesarios que la mayoría de las personas experimentan en su juventud y arrastran a su vejez. Cuando los años permiten reflexionar sobre los simples y complejos que pueden ser los amores mal correspondidos y las relaciones humanas.

Bennedetti, quien pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia en Montevideo, en donde aprendió el oficio de taquígrafo y desempeñó numerosos oficios como funcionario público, traductor, redactor, locutor y hasta aprendiz de periodismo, logró conectar con el lector no por un mérito innovador o estructural en su literatura sino porque en sus escritos flotaba lo simple, lo cotidiano -tachado de superficial-, pero que el grueso de la población entendió sin demasiados diccionarios.

A los 23 años comenzó a dirigir la revista Marginalia y publicó Peripecia y novelas. Era el inicio de una larga producción literaria que dejó, nada más y nada menos, que 80 títulos entre poesía, cuento, teatro, novela y hasta ensayo.

▶ Fue uno de los pocos intelectuales que defendieron a Fidel Castro cuando apresó al poeta Heberto Padilla, y uno de los que restó importancia a los fusilamientos ordenados por el cubano en 2003, pero los criticable en él no fueron sus posturas políticas -para algunos abyectas, para otros totalitarias- sino la simplicidad, salpicada de lugares comunes con la que osaba tratar los temas del alma.

“Me parece que en su intento por acercar su lenguaje al común de la gente olvida que la palabra es música, por otro lado, el trabajo a nivel semántico es superficial y poco propositivo”, aseguró a ContraRéplica Jaime Coello Manuel, poeta y docente de comunicación en la Facultad de Estudios Superiores de Aragón, de la UNAM.

Al respecto el escritor Alberto Chimal escribe: "Sospechoso de excesiva complacencia, de sentimentalismo, de simplismo", expreso.

Contrario a ello los jóvenes opinan: Tiene una calidad para expresar sus sentimientos. Es cursi, pero tiene algo que lo hace especial. Tan simple como un “ella me daba la mano y no hacía más”, expresó José Herrera en un encuesta realizada a 100 personas por esta casa editorial.

En la muestra el 54 por ciento expresó su gusto literario y el 42% dijo que mo era lo suficientemente bueno.
La carrera literaria de Mario Benedetti fue, durante años, una minuciosa colección de fracasos.

En 1945 su primer libro, el poemario La víspera indeleble, no vendió un solo ejemplar. Tres años después, su segunda obra corrió la misma suerte. Benedetti pidió un préstamo tras otro para pagar las ediciones de su tercer, cuarto, quinto, sexto y séptimo libros, entre 1949 y 1953; volvió a fracasar ostensiblemente. Recién en 1956, con Poemas de la oficina, consiguió vender la modesta suma de 500 ejemplares.




Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Recordando a Rufino TamayoEntornos
2019-06-24 - 14:19

+-