laopcionnota
Boris Johnson, Primer Ministro

Boris Johnson, Primer Ministro

Columnas viernes 07 de junio de 2019 - 01:24


Después de la renuncia de la Primer Ministro del Reino Unido, Theresa May, todo parece indicar que el sucesor será Boris Johnson. Hay razones para preocuparse.

Conocí a Johnson en Londres la Semana Santa del año 2012. Yo trabajaba en la campaña del candidato laborista a la alcaldía de Londres, Ken Livingstone. Livingstone había sido alcalde en el pasado, pero en 2012 competía contra Boris Johnson. Yo estaba estudiando una maestría, pero también las prácticas de la clase política inglesa, a la que mis maestros del Colegio de México me enseñaron a admirar por su seriedad y profesionalismo. Johnson no era serio ni profesional.

Recuerdo un mitin de Livingstone, el candidato laborista, en el que irrumpió sorpresivamente un loco disfrazado de gallina con un letrero colgante “Not Ken again. Vote conservative”. La gente reía a carcajadas y Livingstone no pudo terminar su discurso. Días mástarde, me pidieron asistir de incógnito a un evento de campaña de Johnson para dar un informe en las oficinas del partido laborista. Boris Johnson ya era un columnista consagrado y un exitoso populista de derecha. Llegó tarde, pero en bicicleta, desgarbado, con la corbata chueca y la camisa manchada de lápiz labial. Apestaba a alcohol. Era un orador sobresaliente y soltaba numerosas citas en latín (estudió letras clásicas en Oxford).

No obstante, su discurso resultaba inquietante. Apelaba al ultranacionalismo, insultaba a los migrantes y echaba pestes de la Unión Europea. Se abrazaba y retrataba con los asistentes como si fuera su amigo del pub. Al final del evento nos invitó una cerveza.

En una entrevista concedida por esos días a la prestigiada revista New Statesman, preguntaban a Johnson qué estaba leyendo y recuerdo cuánto me impresionó su respuesta “Vida de los doce césares de Suetonio. La traducción es pésima. Volveré a leerlo en latín”. Compare usted con los políticos mexicanos... Naturalmente, Johnson aplastó a nuestro candidato laborista y ganó su reelección a la alcaldía. En 2014 leí la biografía de Churchill escrita por Johnson y disfruté su pluma. No obstante, seguí preocupado por sus tendencias antieuropeas.

Era evidente que Johnson podía llegar a gobernar el Reino Unido. En 2016 observé apesadumbrado cómo se convertía en uno de los demenciales y entusiastas promotores del Brexit.

Después de que Theresa May lo despidió como ministro de exteriores, parecía que la carrera de Johnson estaba liquidada. No obstante, la crisis política actual facilitó su reaparición. Johnson ha declarado que las mujeres árabes con velo parecen asaltantes bancarias, que los estados africanos estarían mejor si fueran colonias europeas, y que los errores políticos de Barack Obama se deben a la sangre de sus ancestros kenianos. En su visita más reciente a Londres, Donald Trump externó su simpatía por un eventual gobierno de Johnson. Estamos advertidos.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

La lupa de la anticorrupciónColumnas
2019-06-19 - 02:43
Las dos AméricasColumnas
2019-06-19 - 02:40
Inversión en ChinaColumnas
2019-06-19 - 02:34
IngresosColumnas
2019-06-19 - 02:32
Línea 13Columnas
2019-06-19 - 02:29

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-