laopcionnota
Carlos Lomelí

Carlos Lomelí

Columnas jueves 23 de mayo de 2019 - 02:32


La designación de Carlos Lomelí como superdelegado del Gobierno federal en Jalisco estuvo acompañada de polémicas desde el principio. En primer lugar, por haber sido el candidato a gobernador derrotado en los comicios del año pasado. Era evidente que su nombramiento seguía una lógica electoral para reposicionarlo en la siguiente oportunidad. Posteriormente, el diario Reforma publicó una nota que informaba cómo Lomelí nombró a Juan Soltero, su exjefe de campaña, como enlace administrativo de la delegación estatal de la PGR (hoy FGR).

En días recientes se dio a conocer que varios familiares de Lomelí son integrantes de una red de empresas que le venden medicamentos al gobierno.

Esas empresas recibieron contratos en el gobierno del Presidente López Obrador por más de 164 millones de pesos. En la red empresarial estarían involucrados un sobrino, algunos hijos, la exesposa y la actual esposa de Lomelí. Algunas de las empresas han recibido señalamientos por vender a sobreprecio o por entregar medicamentos falsos.

Los alcances del escándalo son internacionales. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos señaló a una de las compañías de esta red por presuntos vínculos con el narcotráfico.

Naturalmente, Lomelí niega todas las imputaciones a su persona, sus familiares y las empresas. El Presidente de México abordó el tema en una de sus conferencias mañaneras y manifestó lo siguiente: “Es parte de una confrontación política que existe.

¿Saben cómo se le llama a esto? Coloquialmente grilla o, más elegantemente, politiquería.”

Las acusaciones contra Lomelí están documentadas en un reportaje difundido por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). Quizá merecería algún tipo de investigación judicial por los medios correspondientes. No parece haber siquiera la disposición de separar temporalmente a Lomelí de su cargo mientras se aclaran las acusaciones. La dinámica política en los estados sigue ocasionando problemas en las filas de Morena. Cuando no se trata de uno de sus gobernadores (Cuauhtémoc Blanco o Cuitláhuac García), tiene que ver con uno de los superdelegados. O bien, el video que se difundió de Ricardo Monreal condicionando presupuesto a cambio del voto en Aguascalientes. El espacio político local es uno de los pocos espacios que le queda por defender a la oposición. Sorprende que no haya voces unidas de los partidos opositores denunciando juntos estos problemas.

La vigilancia de la política local es, o debería ser, una manifestación de la lucha mexicana por el federalismo, amenazado hoy por la hegemonía de un solo partido político. Es triste la restauración de tendencias históricas que se creían superadas en la República Mexicana. No obstante lo anterior, el caso Lomelí resulta ilustrativo de la necesidad de no guardar silencio frente a prácticas indebidas.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿La reforma electoral: una obsesión?Columnas
2019-06-20 - 02:53
Medio ambiente, retos y obstáculosColumnas
2019-06-20 - 02:51
El no más Draft de la Liga MXColumnas
2019-06-20 - 02:49
La Copa de las gradas vacíasColumnas
2019-06-20 - 02:47
Un loco fin de semanaColumnas
2019-06-20 - 02:45
Maduro seguirá en el poder un mes másColumnas
2019-06-20 - 02:43

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-