laopcionnota
Carpizo y las aguas broncas de la prensa
Carpizo y las aguas broncas de la prensa

Columnas jueves 04 de abril de 2019 - 01:12


El poder y la prensa son afluentes de un mismo río, muchas veces de rápidos y aguas broncas, aunque también con trayectos en los que fluye la calma.

Jorge Carpizo lo sabía, por ese entrenamiento que solo da el ejercicio de los cargos y que sumado a la relevancia intelectual puede generar un dialogo interesante, fructífero. Una mañana, Excelsior publicó a ocho columnas, que uno de los narcotraficantes más buscados había estado en la Nunciatura Apostólica y que esto lo sabía el entonces procurador General de la República.


Recuerdo que le dije indignado que es ese diario no tenía amigos y que me parecía un golpe bajo y más porque provenía de una entrevista con Benjamín Arellano Félix, el líder del cártel de Tijuana.

Respondió que lo que había que atender era el fondo del asunto y sobre todo estar pendientes de una fuerza que ya se iba acuerpando para intentar desprestigiar las indagatorias del caso del homicidio de Juan Jesús Posadas Ocampo.

En efecto, a partir de aquellos días, en que Carpizo era secretario de Gobernación, ya emergía el “Grupo Jalisco”, integrado por personajes de la ultraderecha y que cobrarían importancia en los años siguientes. Es más, años después escribiríamos “Asesinato de un Cardenal; ganancia de pescadores”.

“Regino ( Díaz Redondo) es mi amigo”, remató para no perder tiempo en agravios que no existían.

Así es como se aprenden ciertas cosas y que luego sirven a lo largo del tiempo. “El mensaje, siempre el mensaje”, ya que es ahí donde hay que ocupar todos los esfuerzos y no perderse en teorías y supuestos complots que no llegan a ningún lado.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas. Desde laPGR ya tenía datos sobre supuestos periodistas, que en realidad trabajan para el crimen organizado, y sobre todo en los estados fronterizos. Procedió contra los que pudo y en medio de grandes escándalos.

Carpizo tenía claridad de la necesidad de fortalecer al gremio periodístico y de dotarlo de mejores herramientas, entre ellas las que pavimentaran la carretera del derecho a la información, pero también a las cláusulas de conciencia que pudieran implicar una mejoría no solo laboral, sino ante todo fortalecer la independencia.

Su visión era amplia, y por ello abarcaba la transparencia, como un engranaje que hiciera posible tornar accesibles las disposiciones constitucionales al respecto.

Hace siete años Carpizo falleció. Como suele ocurrir, su partida resultó prematura e inesperada. Hace falta, sin duda, en un momento de cambio y en el que es de suma importancia tener claridad.

Imagino las conversaciones sobre el futuro de la prensa, pero también del Instituto de Transparencia y acaso de una forma de ejercer el poder y de hacer política.



•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Cinturón MayaColumnas
2019-04-25 - 02:47
Final Regia que cumpleColumnas
2019-04-25 - 02:44
Popurrí del adiósColumnas
2019-04-25 - 02:41
¿Y si Maduro no se va?Columnas
2019-04-25 - 02:35
Sudáfrica, electricidad y ChinaColumnas
2019-04-25 - 02:25
IngresosColumnas
2019-04-25 - 02:22

+-