facebook comscore
Casi un feminicidio

Casi un feminicidio

Columnas miércoles 18 de diciembre de 2019 - 00:47

Ese día se arregló para una fiesta de cumpleaños a la que un compañero la había invitado. Ella aceptó la invitación y se encaminó hacía la casa de Oscar, con quien compartía la Universidad. Cuando llegó se dio cuenta que aquella fiesta era inusual, había de todo menos invitados. Oscar le cubrió los ojos con un paliacate. Hasta aquí podría parecer un cuento romántico, pero se convirtió en la peor pesadilla de su vida.
Con engaños, Oscar le cubrió los ojos y le dio de beber un una droga que buscaba ponerla inconsciente. El objetivo era abusar de ella, pero nada más para que el horror fuera total, la empezó a golpear en la cabeza y en distintas partes del cuerpo. Oscar, culminó su cobardía y la violó.
Esperó a que despertara. Tenía que dejar clara su amenaza. Si decía algo, la mataría a ella y a su familia. Así inicio la segunda parte de la pesadilla. Vivir ese infierno sola, pensando que no tiene salida, que nadie podía ayudarla. Y así, durante ese 2018, ella calló, porque claramente vive en una sociedad que primero juzgaría, antes que apoyarla, abrazar su proceso y tender una red que pueda protegerla y asegurarle bienestar.
Ella intentó retomar su vida y volvió a la universidad. Las amenazas fueron creciendo. Oscar la amenazaba una y otra vez con matarla si decía lo que sucedió o si ella se quitaba la ropa que cubría la evidencia de sus golpes.
El pasado noviembre, ella acudió a denunciarlo. Oscar lleva un proceso judicial: en su casa fueron encontrados los cuerpos de tres mujeres. Además, esta relacionado al asesinato de su propio padre en 2006, al feminicidio de su expareja y el padre de esta. El hombre fue apodado en medios de comunicación como El monstruo de Toluca y hace unos días fue vinculado a proceso por el feminicidio de JGJO, una de las tres mujeres que fue encontrada muerta en el domicilio de Oscar.
El testimonio de esta mujer valiente —de la cual no se ha revelado su nombre— es más que vital para entender cómo funciona la violencia feminicida. El hombre que fue apodado como un monstruo, primero tuvo a bien extender una amable invitación a su supuesto cumpleaños. Todo inició con un acto normal. ¿Usted ha sido invitado a alguna fiesta de cumpleaños?
El perpetrador no está tan lejos de la normalidad como solemos pensar. Es fácil decir, “era un animal, por eso la atacó”, para sentir que estamos lejos de los ataques y que nada tiene que ver con nosotros un hombre como este. Sin embargo, la violencia también inicia desde la normalidad, el engaño y la distorsión. Entonces, ¿usted sigue pensando que la culpa es de la mujer, en dónde estaba o de cómo vestía?

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Así avanzan las precampañas Columnas
2020-01-17 - 00:34
Tiraditos Columnas
2020-01-17 - 00:07
Silencio en el Poder Judicial Columnas
2020-01-17 - 01:18
Línea 13 Columnas
2020-01-17 - 01:12
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -