facebook comscore
Chucky y el reto más grande

Chucky y el reto más grande

Columnas miércoles 21 de agosto de 2019 - 01:56

Hirving Lozano jugará en el Napoli. ¿Será el momento para que un mexicano brille en un equipo poderoso?

Me pregunto esto a raíz de una interesante conversación que escuché con todo este proceso del fichaje del jugador mexicano rumbo al futbol italiano. Y es que estamos tan poco acostumbrados a que nuestros futbolistas lleguen a equipos poderosos, que es muy fácil confundirse en cuanto a las expectativas y exigencias.

Y claro, al decir poderoso, no digo que el Napoli esté para pelear Champions ni mucho menos. Incluso ni siendo el segundo mejor equipo italiano de los últimos tiempos significa que pueda considerársele como candidato natural por encima de la todo poderosa Juventus (aunque bueno, la temporada aún es joven y quizá este año pueda equivocarme).

Pero aún así, no podemos negar que el Napoli para un futbolista mexicano, es un equipo que pertenece a un nivel poco usual al que estamos acostumbrados con el resto de nuestros compatriotas. En los últimos tiempos nos hemos quedado con ‘los PSV, los Leverkusen, los Betis, los Real Sociedad’… es decir, equipos de un segundo nivel en el futbol del viejo continente (parafraseando un poco a Gerardo Martino quien la semana pasada igual colocaba al TRI en un segundo escalón, polémica a parte).

De momento, el único que se me viene a la mente en años recientes es Javier Hernández, fichando primeropor el Manchester United y después por el Real Madrid, como equipos verdaderamente de primera línea (la baja de juego de los Red Devils, a mi parecer, se dio en los años siguientes. Cuando llegó Chicharito hasta final de Champions jugó).

El caso de ese fichaje de Chicharito con el United es único, me parece. El traspaso del Lozano al Napoli es más parecido a lo que sucedió con el propio Hernández con el Madrid, o a las leyendas vivientes Hugo Sánchez (también con los merengues) o Rafa Márquez, con Barcelona. Es decir, jugadores que primero demostraron un gran nivel en equipos ‘discretos’, antes de saltar a un gigante.

¿Por qué establezco todo esto? Porque eso te habla del nivel de exigencia que se viene para Lozano. Él por fin ha dado el añorado salto que aún a muchos les falta.

Nos costó mucho trabajo empezar a exportar jugadores, ahora nos queda dar ese paso con futbolistas en equipos protagonistas, y el Napoli lo ha sido recientemente.

Con esas circunstancias, el equipo de Ancelotti no está para ‘forjar’ a Lozano, ni para hacerlo crecer ni para que aprenda. Un fichaje con ese coste económico llega para marcar diferencia, y eso es lo que de él esperan los aficionados, el cuerpo técnico, y sobre todo la directiva.

¿Tiene Lozano cualidades para romperla? Por supuesto que sí. Ahora entrarán en juego otros factores.

La mentalidad, el sobreponerse a las adversidades extracancha como las de una nueva ciudad, una afición más exigente o una competencia interna aún más dura que en el PSV.

•Periodista y analista deportivo
alex.lindoro@gmail.com/@AlexLindoro

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La promesa de un equipo de Hidalgo Columnas
2019-11-20 - 01:36
Tiraditos Columnas
2019-11-20 - 01:13
El precio de la opacidad Columnas
2019-11-20 - 02:12
Otra vez, las plazas comerciales Columnas
2019-11-20 - 01:35
Línea 13 Columnas
2019-11-20 - 01:33
¿Quién tiene la razón? Columnas
2019-11-20 - 01:22
+ -