facebook comscore
Ciudad Juárez: el soplo del demonio

Ciudad Juárez: el soplo del demonio

Columnas miércoles 28 de agosto de 2019 - 02:12

E l asesinato de tres niñas de 12, 14 y 4 años de edad ( Linsay, Sherlyn y Arleth) y de su tío, en Ciudad Juárez, es una acción bárbara inclusive para grupos delictivos que ya han subido muchos escalones en la violencia y la irracionalidad.

Es el caso de los Mexicles, a quienes las autoridades señalan como responsables de la masacre.

Son un grupo de pandilleros que se dedicaban al robo de autos y que fueron reclutados por el Cártel de Sinaloa para labores de sicariato.

Enfrentan desde hace años a Los Aztecas, el brazo ejecutor de la organización de los Carrillo Fuentes y que tiene su origen en las cárceles de Estados Unidos y en la venta de droga en El Paso, Texas.

Pero los Mexicles se pelearon también, lo que explica parte de la violencia en la región fronteriza, con los Artistas Asesinos, que tiene entre sus jefes al ganador de un concurso de pintura penitenciaria.

Los Artistas Asesinos son también una afluente de las estructuras de los sinaloenses y las guerras internas dan cuenta de una reformulación de los acuerdos y de los mandos en el mundo del crimen organizado.

Las pandillas son un problema en ambos lados de la frontera. En el FBI y en la DEA les siguen la pista desde hace años, pero enfrentarlos se complica por las armas que utilizan y porque funcionan como una válvula de escape para las presiones que surgen en los mercados ilegales.

Las pandillas, en nuestro país, son causantes de la inseguridad de la alta incidencia delictiva y, peor aún, de las guerras que se prolongan en el tiempo.

En las prisiones de EU se forman verdaderos matones que luego de cumplir sus condenas son deportados a nuestro país. Es un círculo vicioso que parece no tener fin y que implica múltiples desafíos y que indica que hay que hacer mucho trabajo en lo que respecta a las poblaciones en reclusión.

Los Mexicles, como los Aztecas o los Artistas Asesinos, son grupos de cuidado, que deben ser enfrentados con toda la fuerza y las herramientas con que cuentan las áreas de seguridad en cada uno de sus niveles, desde el municipal, hasta el federal.

Pero el asesinato de las tres pequeñas y de su familiar remite también a la violencia dura que está presente en la propia piel de la frontera, en el delirio de quienes no conocen límites y en la orfandad inmensa de las víctimas.

Ciudad Juárez, sin embargo, es resistente, porque cuenta con una sociedad civil activa, acostumbrada a construir y a propiciar escenarios de convivencia. Lo hicieron en el pasado, donde revirtieron una oleada criminal.

El demonio sopló en Juárez, es tarea de todos evitar que sus ráfagas penetren y arraiguen.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Sueño consumado Columnas
2019-11-18 - 23:22
Sarcófagos y leyendas Columnas
2019-11-19 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-19 - 01:54
Derecho a debate Columnas
2019-11-19 - 01:53
La importancia de la autonomía universitaria Columnas
2019-11-19 - 01:40
+ -