facebook comscore
Con ocho años Adhara López ya estudia ingeniería

Con ocho años Adhara López ya estudia ingeniería

Entornos lunes 18 de noviembre de 2019 - 03:35

Por Martha Rojas
Martha.rojas@contrareplica.mx

En la escuela sus maestras la veían como un problema, sus compañeros la llamaban rara e incluso llegaron a agredirla físicamente. Incluso su mamá, Nayeli Sánchez se preocupó cuando comenzó a notar comportamientos inusuales en ella.
Adhara López tiene ocho años; un Coeficiente Intelectual (IQ) de 160 -similar al de Albert Einstein, al del ajedrecista Bobby Fischer o al del físico Stephen Hawking, su ídolo- ; estudia dos carreras universitarias online; asiste a clases de inglés a la UNAM como oyente; está diagnosticada con Síndrome de Asperger y aspira a ganar el Premio Nobel de la Paz y a salvar al mundo de los agujeros negros.
Su madre, Nayeli, la define, más bien, como una niña “ noble, que todo el tiempo está preocupada por los demás”. Adhara se levanta a las 9:00 horas, “tarde”, dice mamá. Como un síntoma manifiesto del síndrome, se rehúsa a cambiar de rutina a menos que le avisen con días de anticipación; la historia le aburre pero le fascina armar rompecabezas y su comida predilecta es el huevo con cátsup. Cuando sus ojos pequeños y dispersos, se concentran en un libro de astrofísica su cambio facial es incuestionable, Adhara comienza, rápidamente a explicar, de qué se trata un hoyo negro y por qué las personas deberían estar preocupadas en salvar al planeta. Dice que de grande quiere ser como Stephen Hawking.
“Cuando era bebé yo notaba que a ella le gustaban los bloques, y estaba obsesionada con alinearlos. Se mecía constantemente en la periquera y se convulsionaba. A los tres años le detectaron Asperger. Le hicieron pruebas de IQ, electroencefalogramas y varios cuestionarios de comportamiento, luego nos dijeron que tenía Espectro Autista. Nos dijeron que una parte de su cerebro era diferente a la otra.
“Las maestras nos decían que era una niña problema, que se dormía en las clases y que era muy renuente a aprender. Se deprimió mucho. Pero ella ya se sabía la tabla periódica, a los tres años ya sabía leer, aprendía muy rápido cuando hacía ejercicios de álgebra en internet por eso decidimos sacarla de la escuela y llevarla al Cedat para que ella pudiera sentirse integrada con niños igual que ella, pero ahí nos volvieron a hacer test y confirmaron que Adhara tenía un IQ de 160”, conto Nayeli en entrevista a ContraRéplica.


Los genios del siguiente milenio

El Centro de Atención al Talento (Cedat) es una institución especializada en potenciar las capacidades intelectuales de aquellas personas denominadas como “genios”. De acuerdo con la institución hasta 2017 se habían contabilizado siete mil 340 casos de niños cuyo Coeficiente Intelectual era igual o superior a 160.
En ese sentido, la institución especuló que un millón de niños mexicanos, como la mundialmente conocida Niña Jobs (Paloma Noyola), o El niño genio (Carlos Santamaría) podrían convertirse en los próximos genios del milenio.
Pero es aquí cuando la ecuación inteligencia=éxito se vuelve peligrosa.
Hasta la década de 1980 la inteligencia humana se midió con base en las habilidades lógico- matemáticas de un individuo en relación con su edad, grado académico y tiempo. El célebre Test de IQ mide en una escala de 100 a 200 la capacidad de cada individuo, teniendo por media o normal una estimación de 130.
En dicha prueba se infiere que cuanto más alta es la puntuación obtenida por los sujetos, mayor es su inteligencia. No fue sino hasta que el psicólogo estadounidense Howard Gardner cuestionó la medición y el concepto mismo de inteligencia cuando los psicólogos comenzaron a replantear la forma en que se mide y se manifiesta. Llegando a proponer la teoría de las Inteligencias Múltiples, en la cual se asume que la cognición no es una habilidad monolítica sino que se extiende a varios campos de la personalidad como el lenguaje, la empatía, la música, la visual o espacial, la cinética, la naturalista, la lógicomatemática y la intrapersonal.
Es decir que la inteligencia de las personas no radica sólo en su habilidad de encontrar soluciones prontas y adecuadas a problemas matemáticos sino que también abarca la manera en cómo se enfrentan y resuelven los problemas cotidianos.
Si tomásemos como referencia los Test de IQ , estamos en un acierto al suponer que Adhara es una niña superdotada, pero la piscóloga Maricela Nieto, de la UNAM explicó a ContraRéplica que afirmarlo es una cuestión peligrosa tanto para la niña, por la presión que implica como para los niños que no están dentro de ese rango.
“No hay un acuerdo en torno al concepto de inteligencia. Casi todas las investigaciones que se han realizado están empeñadas en demostrar su medición y no su conceptualización. Yo soy partidaria de que las personas, con base a sus experiencias y habilidades genéticas, pueden desarrollar altos niveles de compresión o práctica en determinadas áreas.
En el caso de Adhara hay que tener presente que ella p`resenta el Síndorme de Asperger que se caracteriza por la tendencia de los pequeños a dominar temas de su interés, a tener un lenguaje pulcro y poco usual en infantes de su edad. Pero el caso de éxito dependerá también de su habilidad para autorregularse frente al mundo”, comentó.









Aylin y aby




Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Antonio Banderas se enfila al Oscar Entornos
2019-12-06 - 01:58
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -