laopcionnota
Contraloría electoral
Contraloría electoral

Columnas jueves 09 de mayo de 2019 - 02:43


En estos tiempos de recambio político, en los que la divisa es el destierro de los excesos y el combate a la corrupción, la nueva arquitectura de integridad pública se antoja prometedora y con visos de constituirse en los cimientos de una solución integral.


Las sobreestimadas normas orgánicas del Sistema Nacional Anticorrupción y las subestimadas reglas sustantivas y procesales del nuevo derecho disciplinario son los dos pilares en los que se sostiene el futuro de la batalla contra el flagelo y en ella, será fundamental el papel de los órganos internos de control (OIC) o contralorías, si sus titulares abrazan con autenticidad los retos del encargo y el compromiso de cumplir y hacer cumplir la ley con oportunidad e imparcialidad.

El caso de los OIC de los órganos autónomos, cuyos titulares recién fueron nombrados por la Cámara de Diputados, es especial, pues vigilarán no sólo el gasto, sino el desempeño de tales instituciones, con enfoque fundamentalmente preventivo, como ordena la ley con meridiana claridad. Encima, atendiendo al procedimiento agravado que dispone la constitución para su designación, les impone deberes de cuidado y de responsabilidad de entidad superlativa y a toda prueba para encabezar rápida y eficientemente los programas y subsistemas de auditoría y de gestión procesal de la investigación, sustanciación, calificación y sanción de las faltas administrativas.

De estos casos especiales, destaca el OIC del INE, pues tiene una encomienda delicada, que no merece improvisaciones ni curvas de aprendizaje. La dimensión del presupuesto institucional, la complejidad de su dirección colegiada, centralizada y desconcentrada; la presencia permanente de los partidos políticos en los órganos directivos y de vigilancia, así como la observación constante de los medios de comunicación, de las universidades, de la ciudadanía en general y hasta de organizaciones internacionales como la OEA, se constituyen en retos formidables para desplegar sus atribuciones con impertérrita objetividad, máxima transparencia y probada pericia, vigilando el ejercicio de los recursos públicos con criterios de economía, austeridad, eficacia y eficiencia.

La titularidad de este OIC es un reto profesional de grandes proporciones, pues demanda alta y dilatada especialización y experiencia de mando en materia de fiscalización, auditoría y jurídica-normativa, pero también exige contar con liderazgo probado de equipos grandes y un conocimiento profundo de la dinámica administrativa sui generis del INE y sus niveles y órganos, así como el posicionamiento institucional del instituto en el marco constitucional mexicano y su peso específico en la historia democrática y futuro político de México. Deberá hacerse cargo, además, de la prohibición expresa, visible en la ley de la materia, de no inmiscuirse en temas de naturaleza electoral, sino sólo en los de su estricta competencia. Deseo toda suerte de parabienes al nuevo Contralor electoral, Jesús George Zamora. Que le vaya bien, por el bien del INE.

•gsergioj@gmail.com

@ElConsultor2

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Un Alacrán del CMBColumnas
2019-05-17 - 03:58
Menos asistencia y vistazo al TricolorColumnas
2019-05-17 - 03:55
Tres recuerdos de Tennessee WilliamsColumnas
2019-05-17 - 03:54
Hole in oneColumnas
2019-05-17 - 03:47
IngresosColumnas
2019-05-17 - 03:45

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-