Debates para el PRI
Debates para el PRI

Columnas miércoles 06 de marzo de 2019 - 03:22


Finalmente quedó establecido que el PRI solicitará apoyo del Instituto Nacional Electoral para organizar su elección interna. ¿No sería conveniente la organización de un debate, o de ser posible, una serie de debates entre los aspirantes a la dirigencia del partido? Sabemos quiénes desean encabezarlo. Ignoramos sus razones para desearlo, su plan de trabajo, la propuesta para reestructurar el partido y el programa de políticas que ofrecerían con la finalidad de posicionarse como una alternativa de gobierno creíble.

Aún no sabemos quiénes se registrarán oficialmente como candidatos en la contienda interna del partido, pero varios han dado a conocer su aspiración. Si son muchos los competidores, valdría la pena considerar una serie de debates entre ellos con el propósito de establecer contrastes entre sus trayectorias, personalidades y propuestas. Digo serie de debates porque si fuera uno solo y más de tres competidores, la discusión se perdería en la necesidad de darle la palabra a todos. No tiene por qué ser una ceremonia costosa. Los eventos podrían organizarse en el Auditorio Plutarco Elías Calles y transmitirse por el canal de YouTube del partido para que los viera toda la militancia interesada. Varios debates con un máximo de tres competidores, quienes se irían rotando para que todos tengan la posibilidad de discutir con el resto de sus oponentes y diferenciarse.

Los moderadores podrían ser reconocidos comunicadores nacionales, académicos o bien jóvenes militantes distinguidos. También podría abrirse a preguntas del público, como se acostumbra en Estados Unidos y Reino Unido. Público presencial en el auditorio del partido y también público virtual por medio de las redes sociales. En el debate, todos los aspirantes tendrían oportunidad de exponer sus ideas en torno a una diversidad de temas pactados con anterioridad entre ellos. No obstante, las preguntas tendrían que ser desconocidas a fin de que nadie lleve respuestas preparadas, guiones o teleprónter.

Entre los temas a discusión podría estar la trayectoria de los aspirantes, sus resultados al pasar por responsabilidades públicas, evidentemente la relación con la militancia, sus propuestas para reestructurar al PRI y una suerte de manifiesto ideológico para las batallas legislativas futuras. Podrían reprocharse y encararse crítica pero respetuosamente.

Si el PRI desea dar una batalla por restaurar su credibilidad en los nuevos tiempos, un ejercicio de deliberación y confrontación de ideas abierto al público, masivo e interactivo constituiría un ejercicio innovador. Acorde con la modernización del instituto político, ahí conoceríamos las cualidades polemistas de todos los participantes y sabríamos si efectivamente tienen alguna idea de lo que quieren hacer para renovar una institución partidista nonagenaria. “Amo el debate. No espero que nadie simplemente se siente y esté de acuerdo conmigo. Ése no es su trabajo” dijo alguna vez Margaret Thatcher.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

Etiquetas


Notas Relacionadas


Todo queda en familiaColumnas
2019-03-20 - 01:47
Descenso destapa escándalosColumnas
2019-03-20 - 01:36
Por qué escribía SaramagoColumnas
2019-03-20 - 01:32
El presidente más popular del mundoColumnas
2019-03-20 - 01:25

+-