laopcionnota
Defensa de la política

Defensa de la política

Columnas viernes 16 de agosto de 2019 - 03:19


El Instituto Nacional Electoral y Editorial Tusquets han puesto a circular una nueva edición en español del libro clásico En defensa de la política, obra del politólogo británico Bernard Crick. Crick, en su momento un joven profesor de ciencia política en la London School of Economics, redactó en 1962 un panfleto sobre los grandes problemas políticos, éticos, electorales e ideológicos de su tiempo. El texto se convirtió en un éxito inmediato y se erigió como referente ineludible para los estudiosos de estos asuntos a escala internacional.

El argumento, si bien ampliamente desarrollado con numerosos ejemplos y casos de estudio, es relativamente sencillo pero profundo. Crick presenta la defensa de la política, es decir, el debate, conciliación y moderación frente a los distintos elementos que amenazan cotidianamente la convivencia humana. En primer lugar, la imposición de la razón mayoritaria frente a los derechos de las minorías. En segunda instancia, el nacionalismo como fuerza excluyente de los seres humanos e ideas procedentes allende las estrechas fronteras del estado-nación. “El nacionalismo democrático, el mito de la soberanía del pueblo, puede ser el más intolerante con las minorías” explica Crick. Como tercer elemento se contempla la tecnocracia, es decir, la razón técnica cuya arrogancia pretende abolir las deliberaciones públicas en aras de la opinión experta.

El cuarto elemento amenazante para la política sería la ideología, ese fanatismo promotor de explicaciones totales sin espacio para los matices. Quinto elemento: el conservadurismo práctico, ése que afirma que la política es un quehacer pragmático donde no cabe ninguna forma de innovación o mejoría. Un sexto elemento preocupante sería el apoliticismo liberal, esa desconexión de los liberales de la cosa pública que primero es indolencia y luego indiferencia frente las cuestiones públicas. Una actitud que termina por descomponer la sociedad con su apatía.

Como se dice en los pueblos de México, Crick tiene para todos. Unos y otros participantes en las discusiones públicas pueden llevar su sectarismo de distintos signos a extremos amenazantes para la política, ese intangible patrimonio por excelencia de las sociedades avanzadas. En el México contemporáneo, donde las visiones reduccionistas chocan un día sí y otro también, la obra de Crick se convierte en planteamiento no nada más vigente, sino necesario para la discusión diaria.

Dotado del otrora frío y sano escepticismo británico frente a los radicalismos, Crick invita a sus lectores a la reflexión serena, desapasionada y hasta humorística, valores representativos del temperamento flemático que impide la incubación de sectarismos. Frente a las polarizadas discusiones nacionales e internacionales de nuestro tiempo, el libro de Crick no envejece y aporta valiosas herramientas conceptuales para enfrentar la destemplada tónica de los debates contemporáneos.

Si usted ya lo leyó, vuelva a hacerlo. Si no lo ha leído, lo envidio, disfrutará este libro intensamente.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Jalisco se suma al patrimonio culturaColumnas
2019-09-20 - 01:50
Mexicanos al grito de gol...Columnas
2019-09-20 - 01:48
Historias Por ContarColumnas
2019-09-20 - 01:46
Adriano, un gran pacificador: YourcenarColumnas
2019-09-20 - 01:44
Y el muro, va…Columnas
2019-09-20 - 01:38
IngresosColumnas
2019-09-20 - 01:36

+-