laopcionnota
Democracia y autoritarismo en las redes sociales

Democracia y autoritarismo en las redes sociales

Columnas miércoles 19 de junio de 2019 - 02:36


Las nuevas tecnologías de la información poseen un enorme potencial para contribuir al robustecimiento democrático al constituir espacios abiertos y muy incluyentes de deliberación y rendición de cuentas.

Muchos incluso llaman a las redes sociales “modernas ágoras de la democracia deliberativa posmoderna”.

Experiencias internacionales recientes como los indignados en España, la Primavera Árabe y movimientos políticos similares en distintos países confirman a las redes sociales como una nueva posibilidad de ejercer una política de participación directa, impulsar el derecho de expresión y promocionar el acceso a la información.

Pero las redes sociales han demostrado también tener un potencial peligrosamente autoritario al ser vehículo ideal para los facilones mensajes los políticos populistas, las desfachatadas mentiras de los demagogos y los discursos de odio.

Es famosa la anécdota de cuando, un día del ya lejano año de 2012, Donald Trump envió uno de sus más famosos Tuits: “Me encanta Twitter, es como ser dueño de tu propio periódico, pero sin las pérdidas”.

Y desde entonces ha crecido una tendencia natural de los líderes populistas de derecha e izquierda a usar con especial intensidad las redes sociales. Por cierto, lo hacen con habilidad. Humillan en este terreno a sus rivales moderados.

A ellos se les da mucho mejor la estrategia de los mensajes cortos, la parafernalia de los 140 caracteres y la banalidad de las lecturas rápidas y superficiales.

De esto abundan ejemplos. El más célebre es el de Matteo Salvini, campeón indiscutible del inescrupuloso uso de redes sociales como promotoras de una personalidad frívola y de posturas políticas maniqueas y simplonas.

Pero también personajes como Geert Wilders, Pablo Iglesias, Nigel Farage e incluso Marine Le Pen tienen hordas de fieles seguidores en redes sociales, y les ganan por mucho a Macron, Sánchez o Merkel.

En la India mucho debe el éxito electoral de Modi al buen manejo en redes sociales y a una gigantesca maquinaria de propaganda virtual.

Otro mago de las redes es el joven nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Para estos líderes políticos es especialmente importante poder establecer una conexión más personal con sus simpatizantes, algo estupendo para fortalecer la imagen de ser los genuinos “representantes del pueblo”, quienes se acomodan poco y mal con los más exigentes medios tradicionales.

Ello porque las redes sociales tienen, por naturaleza, un efecto maximalista en donde las opiniones moderadas tienden a ser silenciadas en beneficio de las más estentóreas, extremistas y/o triviales.

Hoy vivimos en todo el mundo un momento polarizador, donde la confrontación irrestricta es arma casi infalible de éxito electoral Por eso todos los actores políticos, y cada vez más incluso los moderados, se van contagiando de esta epidemia polarizadora, cuyas consecuencias son la ruptura de los consensos básicos en aras de un mayor autoritarismo.

•@elosobruno
Especialista en política comparada

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Los MirreyesColumnas
2019-07-22 - 03:09
El pensador de lo cotidianoColumnas
2019-07-22 - 03:05
Pequeña vozColumnas
2019-07-22 - 02:59
El humor en el arteColumnas
2019-07-22 - 02:50
Armas nuclearesColumnas
2019-07-22 - 02:46

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-