laopcionnota
Descenso destapa escándalos

Descenso destapa escándalos

Columnas miércoles 20 de marzo de 2019 - 01:36


Perder la categoría en el futbol mexicano puede significar desgracias mayores para los directivos y propietarios de los clubes. Tal parece que eso sucederá con el Veracruz tras asegurar matemáticamente el descenso en el Clausura 2019.

No basta con el castigo deportivo: bajar a la división inferior, con la pérdida del valor de la nómina y de la franquicia en general. En el caso del cuadro jarocho, salen a relucir todo tipo de polémicas arrastradas desde la misma reaparición del club en el máximo circuito, orquestado siempre por su polémico dueño Fidel Kuri.

El mandamás del equipo fue un especialista para siempre estar metido en el ojo del huracán durante esta gestión. Tan solo basta recordar que el inicio de esta aventura fue criticado al tratarse originalmente de la franquicia de La Piedad la que compitió en el Ascenso MX y ganó deportivamente el derecho a llegar a primera.

Netamente por sus pistolas, y porque el reglamento en ese entonces lo permitía, se llevó al equipo al puerto, donde no se cansó de protagonizar un episodio bochornoso tras otro. Quizá el más célebre, aquella agresión en el propio palco de honor al entonces dirigente de la Comisión de Arbitraje Edgardo Codesal. Esa misma noche llegó a conceder entrevistas a la prensa sin importar estar visiblemente en viajes etílicos.

La Liga MX llegó a suspender al propietario al violar los códigos de conducta que como afiliado debía respetar, situación que poco le importó, al aparecer más de una vez en la cancha o el vestuario de su equipo, cosa que durante el transcurso de un día deportivo estaba penado. Sus castigos se ampliaban una y otra vez sin inquietarle mucho.

En terrenos extradeportivos y más delicados, sus nexos con la política, además de ir en contra de los estatutos de la liga, son dignos de análisis. Basta recordar aquellas frases que en época electoral llegó a emitir con rigor. “Si no gana Miguel Ángel Yunes, el equipo se puede ir de la plaza”, declaró alguna vez en tono de advertencia. Luego la vida da vueltas, y terminó en franco pleito contra el funcionario.

En las últimas horas, ya con el barco hundido, Kuri firmó un comunicado en el que acepta los errores y pecados de su administración, al menos en lo deportivo, durante la estancia del Veracruz en la Primera División. A estas alturas, ya no podríamos asegurar qué tan sinceras son esas palabras, porque a veces la diplomacia peca de no serlo.

Enturbiados en medio de la ola de escándalos, es triste que de los últimos de los que nos acordemos sea de los aficionados. Así como en su momento a la gente de La Piedad se les quitó el sueño de la primera división, así ocurrió ahora con el sufrimiento del aficionado jarocho. Está bien, es solo futbol. Pero, no deja de ser cruel con una sociedad que a veces solo tiene la grada para canalizar otro tipo de pasiones.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Hablando de lesionesColumnas
2019-09-18 - 01:51
Roa Bastos: la máscara y el silencioColumnas
2019-09-18 - 01:48
Netanyahu, el gran provocadorColumnas
2019-09-18 - 01:39
AlibabaColumnas
2019-09-18 - 01:37
IngresosColumnas
2019-09-18 - 01:34

+-