laopcionnota
Descolonizar el arte II

Descolonizar el arte II

Columnas lunes 05 de agosto de 2019 - 01:53


La cultura europea dejó hondas influencias en la vida de los países que fueron colonizados, pero no logró eliminar las raíces culturales del pasado indígena.

La cultura popular es en donde han sobrevivido las memorias, las creencias y las costumbres de los antepasados que de una u otra manera fueron víctimas del colonialismo. En torno a ella se reúnen las historias de los pueblos indígenas, las afrodescendientes, las campesinas y, más recientemente las de los grupos urbanos, con sus distintas tribus, que fueron creando su identidad mezclando elementos tradicionales con las dinámicas de la vida en la ciudad.

El valor de la cultura popular es su capacidad de proteger la cosmovisión y la identidad de varios grupos que no quieren ser mera copia de lo europeo, ni los sumisos vasallos de las modas comerciales. Aunque no siempre es consciente el rescate de lo propio, éste ocurre cuand se mantienen vivas prácticas y saberes tradicionales, que pueden enriquecerse al compartir las ventajas de la ciencia y la tecnología.

Es un error pensar románticamente la cultura popular porque, en primer lugar, no existe una sola expresión de ella. A veces, grupos que la comparten no se sienten identificados entre sí. Además, el Estado y la necesidad de crear un sentimiento de pertenencia en torno a él y sus símbolos, ha recurrido a la cultura y el arte popular para fomentar la creencia de un nacionalismo que borra toda la diversidad del país.

No somos una sociedad totalmente mestiza, ni todos compartimos los mismos valores y tradiciones, como en algún momento Octavio Paz, el poeta solar, llegó a sugerir.

Es cierto, tenemos un pasado indígena cuyo legado está presente en nuestro gusto por las tortillas, el chile y en varias palabras que usamos, como aguacate o chocolate, pero en cada contexto la cultura popular es singular.

A menudo imaginamos a los pueblos indígenas con idealismo, como comunidades siempre armónicas, viviendo en paraísos rurales en donde no existe la ambición ni la competencia. Pero lejos de esa realidad, en muchas comunidades existen conflictos justo porque hay intolerancia entre los distintos grupos étnicos o por la acaparación de las tierras. También existen élites indígenas que pelean por privilegios particulares.

En conclusión, descolonizar el arte implica un cambio en nuestra sensibilidad para captar el valor artístico de expresiones que suelen ser descalificadas de la cultura legítima, o que son valoradas al separarlas de los grupos de quienes provienen.

Aunque no es general, las artesanías o el rock urbano siguen siendo vistos en rango menor que el arte culto. Es porque hablamos del arte y la belleza de los otros, que fueron hechos a un lado de la historia y cultura oficial. La cultura popular, como dice el crítico de arte Ticio Escobar, resulta esperanzadora en cuanto apela a toda su imaginación y saca fuerza de sus recuerdos para mantener una alternativa de sentido a la banalización de la vida y la cultura que promueven los mercados masivos.

Antropólogo y maestrante en Ciencias Sociales.
Analista del arte contemporáneo, la cultura popular y
las culturas contrahegemónicas en América Latina.
@ecoamarillo


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Investigado y busca cargoColumnas
2019-09-13 - 02:51
Pessoa íntimoColumnas
2019-09-13 - 02:47
¿Quién es el responsable?Columnas
2019-09-13 - 02:41
IngresosColumnas
2019-09-13 - 02:40

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-