laopcionnota
Despiden en Oaxaca a primer agente de la Guardia abatido

Despiden en Oaxaca a primer agente de la Guardia abatido

Nación martes 13 de agosto de 2019 - 03:58


POR CAROLINA ESPINA/ CORRESPONSAL EN OAXACA

Cumplió con la tarea de proteger que le fue conferida. Murió mientras salvaguardaba con su cuerpo a una madre y su hija en un tiroteo en Guanajuato. Anastasio Carlos es la primera baja de la recién creada Guardia Nacional y era oaxaqueño, avecindado de ciudad Ixtepec, municipio del Istmo de Tehuantepec.

Teniente de Infantería, integrante del 35 Batallón de Infantería del Ejército Mexicano, de 38 años de edad, Anastasio Carlos regresó este lunes a su ciudad de origen, pero no como en otras ocasiones en que llegaba abrazando a sus seres queridos, esta vez, su familia recibió el féretro con su cuerpo proveniente de Yuriria, Guanajuato, donde se desempeñaba como comandante operativo de la Guardia Nacional.

▶ El oriundo de Matías Romero y avecindado en el Barrio Picacho de este municipio istmeño fue recibido como héroe, cientos de habitantes de este lugar se dieron cita para recibirlo, pese al operativo implementado por el Ejército, que causó desconcierto por rompe la tranquilidad habitual al cerrar las calles aledañasal humilde hogar.

“Seguramente se acordó de su esposa y sus hijas, por eso protegió a la mujer y mire, le costó la vida”, señalaron los vecinos de la calle Laguna Encantada, misma que fue cerrada para realizar las exequias.

Anastacio Carlos dejó en la orfandad a tres niñas de 8, 6 y 2 años de edad. Y la comunidad lo recuerda como “un buen hombre”.

Huérfano de padre y madre, con 20 años de servicio en el Ejercito mexicano, formó un matrimonio con Tomasa Hernández Morales, originaria de San Miguel Lachiguiri y con quien decidió, empezar a construir su hogar en ese barrio donde la gente lo apreciaba. Su casa la dejó en obra negra, ahí lo velaron la noche de ayer.

Los colores naranja de las paredes contrastaban con el del ataúd de madera y de la Bandera Nacional colocada a manera de homenaje. Devastada, su compañera de vida se aferraba a un retrato donde se le ve al hombre posando en un sembradío, a donde acudió alguna vez, a incinerar marihuana. “No es justo”, repetía una y otra vez.

La primera guardia de honor para el Teniente fue encabezada por el General Martín Jiménez Olvera, Comisario de la Guardia Nacional, en Oaxaca. Así, uno por uno fueron desfilando sus compañeros cada media hora toda la noche. Pocas oraciones porque su familia era de la religión cristiana hasta que amaneció y llegó la hora del entierro. Anastasio Carlos salió de su casa rumbo al panteón San Juan Lirio de la misma comunidad, en punto de las 16:00 horas.

Sin poder aún hilar ideas por lo ocurrido, Tomasa Hernández agradeció a quienes acompañaron a su esposo en su última morada, porque, aunque no eran personas muy sociables, el pueblo se conmovió por lo ocurrido y le dio el adiós que merecía.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

YC/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-