laopcionnota
Dictadores y moralina

Dictadores y moralina

Columnas miércoles 17 de julio de 2019 - 01:18


Muchos dictadores tienen la característica de ser tenaces predicadores y adalides de la moral.

Los regímenes socialistas, por ejemplo, suelen presentarse bajo el ropaje de una supuesta “superioridad moral”, la cual castiga las pretensiones del lucro y el egoísmo individualista para dar lugar a la edificación de un “Hombre Nuevo” exclusivamente motivado por la ética del “bien común”.

Nada de perseguir incentivos materiales o de procurar fines individuales en un ámbito de libertad, sino buscar la purificación mediante el sacrificio a la comunidad.

Ello, desde luego, va en contra de la naturaleza propia de los seres humanos y, como se ha visto en reiteradas ocasiones a lo largo de los últimos tiempos, tratar de trasmutar bajo coacción a un sujeto en un ser celestial requiere de tratamientos brutales y siempre ha fracasado de forma estrepitosa y trágica.

Como único resultado plausible, las tiranías socialistas solo han logrado derruir a sus países mientras proclamanmuy nobles intenciones.

Por su parte, muchos déspotas de derecha se han tratado de legitimar mediante la defensa de la religión. Regímenes ominosos como el de Franco en España, Pavelic en Croacia, Trujillo en Dominicana y tantos más fueron cercanos aliados de la Iglesia Católica e impusieron sus limitados criterios morales.

Los fundamentalismos islámicos son aún más violentos en sus métodos. Poseer cualidades de predicador ha estado presente en dirigentes megalómanos obsesionados con su paso a la “Historia”, pero también con la educación del pueblo y con guiar a la gente en los terrenos no solo políticos, sino también en los morales y personales.

En ocasiones, estos dictadores han escrito “grandes obras” llenos no solo de sus “verdades” ideológicas, sino también constituyen manuales de moral y buen comportamiento ciudadano.

Algunos esperpénticos ejemplos de esto lo dan el Ruhnama del insólito dictador de Turkmenistán Niyázov, el Libro Verde de Gadafi, la idea Juche de Kim Il Sung, el póstumo Libro Azul de Chávez, la “comunocracia” del guineano Ahmed Touré y el libro de citas de Mao.

Estas obras han sido o son eran libros de texto obligatorios en las escuelas desde la educación elemental hasta la universitaria porque representan “la forma más simple de entender el mundo”, contienen “la solución a todas las cosas” y describen la forma de “comportamiento ideal del buen ciudadano”.

El liberalismo toma al ser humano tal como es y entiende su naturaleza como compleja e irreductible. Para las ideologías totalitarias y los dictadores moralinos esta complejidad es inconcebible.

A nombre de su presunta “superioridad moral” y mediante las estrecheces de su maniqueísmo destruyen el pluralismo, pontifican y estigmatizan a críticos y adversarios. Es lo de menos si sus invocaciones mesiánicas no sirvan para garantizar un gobierno eficaz, lo importante es instaurar “el imperio del bien” a fuerza de voluntad y buen ejemplo.

•@elosobruno
Especialista en política comparada

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Violaciones y abusosColumnas
2019-08-19 - 01:44
The Great One, #21Columnas
2019-08-19 - 01:43
Una poética del desastreColumnas
2019-08-19 - 01:37
FascismoColumnas
2019-08-19 - 01:33
Nosotros tambiénColumnas
2019-08-19 - 01:30

+-