Dramas a otro lado
Dramas a otro lado

Columnas jueves 14 de marzo de 2019 - 00:52


La famosa frase de Madero debió desaparecer de los documentos oficiales hace décadas porque sistemáticamente fue vejada, mancillada, violada o ignorada por el sistema político priista que se dio a la tarea de rescribir la historia

L os mexicanos, en buena medida, somos la Libertad Lamarque de las sociedades: siempre en el drama. Nunca nadie había dicho nada, pero nomás circuló la noticia de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes suspendería el uso de la frase “Sufragio efectivo-No reelección” en sus documentos oficiales y los adversarios de la 4T —eufemística forma de llamarle a los enemigos de nuestro amado líder— se rasgaron las vestiduras, se tiraron al drama, hicieron berrinche y señalaron con el dedo de fuego la terrible ambición del presidente que, a solo 102 días de haber tomado posesión de la presidencia, ya se vio en el poder hasta la consumación de los tiempos.

Más temprano que tarde, la SCT salió a desmentir la noticia diciendo que era fake news; puede ser, pero también puede ser uno más de los errores de comunicación o de las torpezas que han caracterizado los comunicados del gobierno de la 4T aunque luego se disculpen diciendo que fue sin querer queriendo.

Todo mundo cree que la frase en cuestión la acuñó Porfirio Díaz en el plan de la Noria lanzado contra la reelección de Juárez en 1871 —otro que le agarró gusto a la silla presidencial y sólo la muerte le quitó las ganas de perpetuarse en el poder—, pero esta versión es completamente falsa.

En su plan revolucionario, Porfirio se fue contra la reelección indefinida porque a su juicio ponía en peligro las instituciones nacionales, pero fue Madero, casi 40 años y 7 reelecciones después, quien retomó el viejo reclamo y lo resumió de manera sencilla y pegadora: “Sufragio Efectivo-No Reelección”.

La famosa frase de Madero debió desaparecer de los documentos oficiales hace décadas porque sistemáticamente fue vejada, mancillada, violada o ignorada por el sistema político priista que se dio a la tarea de rescribir la historia, de usarla a modo, de manipularla y de crear un catálogo con frases de bronce para toda ocasión. Era un insulto a la inteligencia verla plasmada en los documentos oficiales.

Los gobiernos del PRI eran antidemocráticos por naturaleza, cada elección ponían a prueba un fraude cada vez más sofisticado y se llevaban carro completo, el voto no valía ni un suspiro, pero eso sí, la clase política se llenaba la boca de democracia en el natalicio o aniversario luctuoso de Madero y no había documento oficial que no llevara al calce “Sufragio Efectivo-No reelección”.

La simulación y el cinismo priista también alcanzaron a otros personajes de la historia. “Tierra y libertad” fue el grito zapatista que expropió el PRI y que salía a relucir — junto con grandes homenajes para el Caudillo del Sur— cuando el gobierno quería mostrar las bondades del reparto agrario, no obstante que el movimiento campesino estaba absolutamente sometido a través de la Confederación Nacional Campesina.

Si del movimiento obrero se trataba, faltaba más, “tráiganse esas imágenes retebonitas de los hermanos Flores Magón”, porque el presidente estaba con las causas del pueblo e incluso se reconocía a sí mismo como el primer obrero de la Patria, aunque para nadie era un secreto que el sindicalismo estaba prostituido, los líderes charros eran reyezuelos y rendían tributo a la principal central obrera del país, la CTM, siempre al servicio del gobierno.

— “¿Cómo le hacemos para que la gente vea que el gobierno respeta la ley?”— “Fácil. Consigue un par de imágenes de Juárez y de Carranza, mete dos frases pegadoras en el discurso del presidente y con eso es suficiente”. Y así se fueron más de 70 años de simulación.

Seguramente Madero jamás imaginó que su frase sería Trending Topic, ni que sería más reconocida que en 1909, ni mucho menos que habría drama nacional por suprimirla de los documentos oficiales —sea cierto o no.

Cierto. Nada garantiza que llegado el momento, el presidente López Obrador no le hará ojitos coquetones a la reelección, el propio Porfirio juró y perjuró que “ningún ciudadano se imponga y perpetúe en el ejercicio del poder” y se echó nada más 31 años en el poder, pero mientras no sea reformada la Constitución para permitir la reelección presidencial yo seguiré durmiendo como un bendito, los dramas a otro lado.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

Etiquetas


Notas Relacionadas


Cárdenas y la suerte de PemexColumnas
2019-03-19 - 04:05
Cambio de reglas o cambio de mentalidadColumnas
2019-03-19 - 03:48
Boeing: cambio de ruta para volarColumnas
2019-03-19 - 03:44
New ambassadorColumnas
2019-03-19 - 03:31

+-