laopcionnota
Economía y Otros Pecadillos

Economía y Otros Pecadillos

Columnas jueves 08 de agosto de 2019 - 02:41


En un momento complejo para la economía del país (nulo crecimiento del PIB en el año, falta de aprobación del TMEC por parte de los legisladores norteamericanos, dudas respecto al rumbo del país en materia energética, etc.) sería de esperarse que tanto medios de comunicación como periodistas tomaran con mucha prudencia sus posicionamientos en la materia económica y evitaran contaminarlos con puntos de vista meramente ideológicos.

Lo anterior viene a colación por la columna de Carmen Aristegui “Por el bien de México…”, publicada el pasado 3 de agosto en Reforma, donde señala que para salvar al país de la debacle económica “no son suficientes las ganas del presidente” y hace un llamado para que tanto financieros como empresarios no vayan nada más a ver a López Obrador para “tomarse fotos”.

Hasta aquí, el texto de Aristegui parecería un llamado muy válido con el que se podría coincidir; el encanto se pierde cuando señala que “deben apreciar -ya no digamos agradecer- que el gobierno de López Obrador no está planteando medidas que pongan en riesgo ni capitales, ni fortunas” y apunta que “se esperaría un mínimo de reciprocidad de esos capitales que se han favorecido con la robusta generosidad de México.”

Más allá de la discusión, por demás válida, sobre los márgenes de utilidad que hay en algunas industrias como la banca o los fondos de ahorro para el retiro, a los cuales se refiere explícitamente Aristegui en su texto, lo publicado en Reforma hace explícito que la autora se decanta por un análisis sumamente ideológico donde el capital es el malo, el pueblo (en abstracto y donde no entran empresarios, ejecutivos, emprendedores o servidores públicos) es el bueno y el crecimiento depende de un tema de voluntades y echarle ganas (desde luego, el que más ganas le echa es el Presidente) y no de saber cómo funciona la economía y generar las señales como los incentivos adecuados.

Aristegui pinta un escenario maniqueo donde los “buenos” tienen que convencer a los “malos” de que le echen ganitas. Desafortunadamente, la realidad es más compleja y el Gobierno Federal ha venido perdiendo el voto de confianza que se le dio y despilfarrando la popularidad de un Presidente con una extraordinaria habilidad para conectar con la ciudadanía.

La inversión fija bruta, es decir el gasto que se hace en el país en maquinaria y equipo, cayó nuevamente en mayo, esta vez 2.7% respecto a abril y 6.9% respecto a mayo del año pasado; pero los malos resultados también se reflejan en el Indicador de Confianza al Consumidor que, después de crecer aceleradamente, ha venido decreciendo y hoy se encuentra exactamente en el mismo nivel que tenía en julio del año pasado. Y estos datos no son por falta de ganas, sin por exceso de desconfianza sobre el rumbo que toma el país.

Al Presidente no le va a alcanzar con “echarle ganas” si no genera confianza para que inversionistas de todo el mundo apuesten por México y los ciudadanos nos animemos a consumir. Gobernar va más allá de echarle ganas, requiere de dar certidumbre y rumbo.

En el peor de los casos ya vimos para donde va el discurso así que, si la economía no mejora, podemos prever a quienes se va a culpar por no “echarle ganas”. No nos podremos decir sorprendidos.

•Ex Secretario de Trabajo y Desarrollo Económico de
Puebla. Analista económico y de negocios. @MichelChain

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿Y Michoacán apá?Columnas
2019-08-23 - 03:26
IngresosColumnas
2019-08-23 - 03:18
Línea 13Columnas
2019-08-23 - 03:16
Mujeres LibresColumnas
2019-08-23 - 03:13
Pobreza, hambre y miedoColumnas
2019-08-23 - 03:10

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-