laopcionnota
El Charro

El Charro

Entornos martes 28 de mayo de 2019 - 04:33


POR ALEJANDRO ROSAS Y JULIO PATÁN,

Bolsos Luis Vuitton, relojes Hublot, Patek Philippe, Chopard y otras marcas mamonas; automóviles de lujo, aviones privados, yates, grandes propiedades, mansiones, cuentas millonarias en paraísos fiscales, shopping en Rodeo Drive, en Champs Élysées. A todo eso puede aspirar un líder sindical… en México.

Los líderes sindicales representan una de las caras más podridas del sistema político y de la sociedad, porque se vendieron al gobierno y traicionaron a sus agremiados. Las centrales obreras —primero la CROM y luego la CTM— no fueron creadas para defender a los trabajadores sino para controlar a los sindicatos, lo cual no costó trabajo debido a que los líderes demostraron que eran fácilmente corrompibles y entregaron su voluntad a cambio de diputaciones, senadurías, gubernaturas, negocios particulares al margen de la ley y cuotas sindicales de las que se apropiaron para amasar grandes fortunas, sin tener que rendirle cuentas a nadie.

Los líderes que no se cuadraron fueron perseguidos, denostados, vilipendiados por el régimen, y muchos terminaron en Lecumberri como presos políticos, hasta que no quedó un solo líder sindical honesto.

Personajes como Luis N. Morones, Fidel Velázquez, la Güera Rodríguez Alcaine, Carlos Jonguitud, Elba Esther Gordillo (sindicato de maestros), Napoleón Gómez Urrutia (sindicato minero), Carlos Romero Deschamps (sindicato petrolero), Víctor Flores (sindicato ferrocarrilero, en un país en el que casi desaparecieron los ferrocarriles) se apropiaron de sus sindicatos, combatieron a la disidencia, evadieron la ley, evadieron el fisco. Su ambición y voracidad es inaudita para un país que carga con 60 millones de pobres.

«Los políticos no salvarán nunca a la clase obrera a pesar de todas sus promesas », escribió el intelectual zapatista Antonio Díaz Soto y Gama, sin imaginar siquiera en lo que se convertiría el movimiento obrero. Uno de los mayores logros del sistema político surgido de la Revolución fue haber prostituido con todo éxito el sindicalismo nacional.

*Cortesía de Editorial Planeta

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-