laopcionnota
El IMER: La tragedia de los medios públicos

El IMER: La tragedia de los medios públicos

Columnas jueves 27 de junio de 2019 - 02:38


El golpe que recibió el Instituto Mexicano de la Radio (IMER) es más profundo que el drama de los despidos y se enmarca en una estrategia de apropiación de los medios públicos para convertirlos en instrumentos de gobierno.

Cientos de colaboradores del IMER están en peligro de quedarse sin trabajo este viernes. La situación proviene de los recortes presupuestales y de las disposiciones para no contratar personal por honorarios.

El pretexto es el ahorro y la austeridad, aunque a estas alturas habría que tener claro que no es lo uno ni lo otro, sino una trasferencia de recursos que se utilizaban para el salario y la operación, y ahora van a una bolsa que promueve el fortalecimiento de clientelas. El IMER, como otras dependencias de Gobierno, es víctima de esa política.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dijo que “revisará el tema” y que no se pretende afectar a la radio pública, por lo que se abre una pequeña rendija de esperanza en lo que se refiere a las fuentes de trabajo y la continuidad de las emisiones.

El problema hay que mirarlo desde una óptica más amplia y en la que hay señales, ya claras, de lo que piensan hacer, desde el Gobierno, con los medios de comunicación que son propiedad del Estado mexicano.

En Canal 11, por ejemplo, se da paso a espacios que promueven el odio y que hacen de la división, inclusive por el color de la piel, una agenda. Lamentable y sobre todo porque desde la barra de programación se renuncia al criterio y a la calidad que caracterizó a la señal del Instituto Politécnico Nacional y la hizo un ejemplo de buena televisión.

Notimex, lo que fue una agencia de información, es ahora una sucursal de venganzas y descalificaciones, llegando al extremo de difamar a algunos de los más altos representantes de la creación cultural, porque cometieron el pecado de recibir becas de una institución que nació para ese tipo de apoyos, el Fonca.

Los medios públicos, hay que decirlo, los son y lo fueron, por la insistencia de quienes colaboraron en ellos a lo largo de la historia. Estuvieron presentes en los grandes momentos y lo hicieron con pluralidad y muchas veces ante el enojo o el nerviosismo de las burocracias.

Como en tantas cosas, el IMER no nació en julio pasado, y merece que su trayectoria sea cuidada y hasta fortalecida, porque es un bien de todos.

Los ciudadanos tenemos derecho a contar con medios públicos de calidad, que se apeguen a conductas éticas y que promuevan valores democráticos. Sí, la mejor radio y televisión, se realizan con esas coordenadas.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Los MirreyesColumnas
2019-07-22 - 03:09
El pensador de lo cotidianoColumnas
2019-07-22 - 03:05
Pequeña vozColumnas
2019-07-22 - 02:59
El humor en el arteColumnas
2019-07-22 - 02:50
Armas nuclearesColumnas
2019-07-22 - 02:46

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-