facebook comscore
El Mustang y la 4T

El Mustang y la 4T

Columnas jueves 21 de noviembre de 2019 - 00:20

Desde la perspectiva de la evolución del sector automotriz norteamericano hay dos vehículos icónicos norteamericanos: el Ford T y el Mustang.

A partir de la llegada al mercado del Ford T en 1908, gracias a la introducción de la “producción en línea” diseñada por Henry Ford para reducir tiempos, se marcó el inicio de la Segunda Revolución Industrial que catapultó a la industria norteamericana y le permitió a los Estados Unidos desplazar a Reino Unido como la potencia dominante. Fue tal el impacto de la producción en línea en la sociedad de principios del Siglo XX que Charles Chaplin buscó, en una de sus películas icónicas “Tiempos Modernos”, hacer una crítica sobre la manera en que había trastocado las relaciones sociales de su época.

El Mustang, si bien no significó un impacto tan profundo como el Ford T en la geopolítica y la estructura de la sociedad, sí le permitió a la industria automotriz norteamericana llegar a una gama dominada por los veloces y deportivos vehículos europeos de la década de los sesenta y competir de tu a tu. El Mustang se convirtió en un vehículo icónico, que hoy en día sigue siendo un referente para los aficionados en todo el mundo.

Para el Siglo XXI la industria vive un cambio de paradigma tecnológico que implica el gradual abandono de los combustibles fósiles (gasolina y diésel) para dar lugar a motores eléctricos. Muy probablemente la muestra más clara de este cambio se dio con la presentación del Ford Mustang Mach-E con el que, el vehículo más icónico de Estados Unidos y “muscle car” por excelencia, tiene una versión eléctrica y marca una pauta que, de manera acelerada para no quedar fuera de mercado, tendrán que seguir el resto de las armadoras.

Dado que no soy especialista en temas automotores (a duras penas puedo abrir el cofre) no abundo en las características técnicas del Mustang Mach-E. Lo que sí es importante resaltar es que la producción de este nuevo icono automotriz eléctrico se está realizando en México lo cual, en un entorno de falta de ratificación del T MEC y falta de inversiones productivas por el grado de desconfianza existente, es una bocanada de aire puro para la industria nacional.

Otro aspecto importante para resaltar es la velocidad del cambio de paradigma tecnológico (pasar de la gasolina y el diésel por electricidad como combustible), pues los vehículos eléctricos dejan de ser un experimento de nicho para convertirse en el “mainstream” de la industria, lo que significará cada vez mayor variedad de modelos a precios cada vez más económicos.

La Unión Europea, por citar un ejemplo, acordó en 2018 reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los autos en un 37.5% para 2030, por lo que sus armadoras posiblemente tengan que acelerar sus planes para producir un mayor número de vehículos con motores eléctricos. En China, por su parte, hay una euforia por los vehículos eléctricos al grado que ahí se está produciendo poco más de la mitad de todos los vehículos eléctricos del mundo, lo cual le pone presión a japoneses y coreanos para acelerar sus planes de conversión para no perder participación en el mercado chino.

¿Y México? Pues pese a que el multicitado Mustang Mach-E se está produciendo aquí, el Gobierno aun no dice esta boca es mía para buscar que el resto de las armadoras ubicadas en el país hagan las inversiones que permita que la producción de motores eléctricos y el ensamble de estos vehículos sea nacional. Si México no da el salto a la electricidad, existe un riesgo real de que la industria automotriz del país se quede relegada lo que significaría perder competitividad, dinamismo y empleos.

¿Y en materia de energéticos? Pues mientras el mundo va dejando atrás los combustibles fósiles, aquí se le sigue apostado, con un presupuesto y tiempos que parecen improbables, por una refinería debajo del nivel del mar en Dos Bocas.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El arte... no es lo bello Columnas
2019-12-16 - 02:22
Aprendiste a Volar… Columnas
2019-12-16 - 02:21
Tiraditos Columnas
2019-12-16 - 02:09
El papel de los medios Columnas
2019-12-16 - 02:08
Honduras, esto es para ti Columnas
2019-12-16 - 00:45
¡Todos a la calle! Columnas
2019-12-16 - 01:44
+ -