laopcionnota
El PRI: las líneas del precipicio

El PRI: las líneas del precipicio

Columnas viernes 14 de junio de 2019 - 03:37


El PRI tiene vocación de abismo. Están viviendo sus horas más bajas, pero al mismo tiempo se encuentran empeñados en demostrar que pueden profundizar sus problemas. José Narro Robles, uno de los aspirantes a dirigir el que fue el partido en el poder hasta noviembre del año pasado, ha señalado que la contienda puede ser una “simulación” y que persisten conductas que lejos de funcionar para propiciar la mejoría, lo harán para empeorar una condición que ya es de suma gravedad.

En lenguaje coloquial, lo que quiere decir es que puede ser un cochinero, como ya lo ha sido en otras ocasiones, como la bochornosa disputa entre Roberto Madrazo y Beatriz Paredes, la que también ocurrió luego de perder la presidencia de la República.

En el fondo lo que ocurre, es que los factores de poder que aún le quedan al PRI y que en términos reales son sus 12 gobernadores, ya se decantaron, en su mayoría, por Alejandro Moreno Cárdenas, el gobernador (con licencia) de Campeche. Por eso Narro Robles señala que hay una “mascarada” para imponer al campechano.

Los mandatarios estatales tienen motivos, buenos o malos, para ello. En primer lugar, no quieren pleitos con el Presidente Andrés Manuel López Obrador y en segundo término, no están dispuestos en aceptar a alguien que provenga del anterior gobierno y que haya trabajado con Enrique Peña Nieto.

La derrota fue grande, y es más fácil responsabilizar al exmandatario, que asumir sus propias responsabilidades.

Es injusto para el doctor Narro Robles, quien tiene todos los atributos para ser un buen dirigente del priismo y más en un momento de definiciones, pero en política, nunca se trabaja con hipótesis ideales.

Quizá por ello, Moreno Cárdenas ya debiera estar más ocupado en el proceso de cicatrización que tendrá que emprender y en la contención a lo que puede ser un abandono, si se quiere hormiga, pero abandono al fin, de los priistas que no se sentirán representados con una política de cercanía a Palacio Nacional.

Moreno Cárdenas, no hay que perder de vista, es un priista de larga trayectoria, fue líder juvenil, conoce las entrañas del partido y a sus militantes.

Eligió, de compañera de fórmula, a Carolina Viggiano, hidalguense y esposa del exgobernador Rubén Moreira, lo que va a significar, si ganan la contienda, cambios en el liderazgo de los senadores o cuando menos en su línea política.

Para Narro, en cambio, el proceso interno es más complicado, aunque también haya tenido posiciones relevantes en el PRI, con el propio Luis Donaldo Colosio, inclusive.

Tiene que definir a quien lo acompañará en la fórmula, y en ello se juega toda la posibilidad de operación en territorio.

Al final del día, los priistas, los que quedan, tienen la última palabra.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

La lupa de la anticorrupciónColumnas
2019-06-19 - 02:43
Las dos AméricasColumnas
2019-06-19 - 02:40
Inversión en ChinaColumnas
2019-06-19 - 02:34
IngresosColumnas
2019-06-19 - 02:32
Línea 13Columnas
2019-06-19 - 02:29

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-