laopcionnota
El bueno es José Narro
El bueno es José Narro

Columnas lunes 04 de marzo de 2019 - 03:24


Hoy el PRI celebra su 90 aniversario. Llega a su fiesta debilitado presupuestalmente y disminuido en su presencia electoral. Aun así, lo más grave no es la escasez de dinero ni las derrotas del año pasado, sino la imagen de corrupción galopante que se asocia con el partido en la mente de millones de mexicanos. El desprestigio corroe al PRI. La generación de gobernadores llegada al poder en la última década hizo todo lo que pudo para manchar profundamente la credibilidad ética del partido. Desde el gobierno federal cerraron los ojos y se toleraron excesos escandalosos.

En consecuencia, lo más apremiante para el PRI es una limpieza que le permita presentarse ante los ciudadanos como una institución donde se valora la integridad. Lo primero es seleccionar una dirigencia nacional sin esqueletos en el armario. Hombres y mujeres a quienes no se les pueda señalar ninguna desviación monetaria ni aprovechamiento indebido de recursos públicos para promoción personal. Hay uno que destaca por su trayectoria: el doctor José Narro.

El problema de varios de los aspirantes a dirigir el PRI es que, al no tener un pasado limpio, son susceptibles de chantaje y extorsión por parte del Gobierno federal. “Aprueba esto o te abro una investigación”.

Así no se puede construir un partido de oposición.

Narro no tiene ese problema. Como subsecretario de Gobernación y como secretario de Salud hizo un papel decoroso sin mancharse de observaciones de la auditoría. No gastó desmesuradamente en medios de comunicación para impulsar su posicionamiento político. Al contrario, la mezquindad de muchos les impidió ver que Narro hubiera sido más competitivo como candidato presidencial que cualquier tecnócrata.

Narro tiene discurso y programa, a diferencia de la indigencia intelectual de otros competidores. Como exrector de la UNAM, Narro puede reconciliar al PRI con los jóvenes de las escuelas públicas, quienes votaron masivamente por AMLO al sentirse ignorados por los priistas. También puede dialogar con los círculos académicos, científicos y culturales a los que siempre despreció la tecnocracia y a quienes traicionó el actual Gobierno. Como hombre de izquierda moderada, tiene la sensibilidad para atender demandas sociales que los neoliberales se rehusaron a escuchar. Como hombre de experiencia, conectará con los votantes de tercera edad a los que el nuevo Gobierno quiere convertir en clientela cautiva mediante subsidios. Los reconocimientos internacionales de Narro contrastan favorablemente con el provincianismo trasnochado y ultranacionalista de la 4T.

“No tiene experiencia electoral” dicen algunos. Narro se puede rodear de un equipo de operadores electorales eficaces. En cambio, los otros aspirantes a dirigir el PRI no pueden limpiar su pasado de irregularidades administrativas. El PRI puede llegar a su aniversario 91 como un satélite sometido al Gobierno o como una oposición constructiva. Si quieren esto último, escojan a Narro.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


1994Columnas
2019-05-23 - 03:14
Hablándole bonito a TigresColumnas
2019-05-23 - 03:10
El PSV cuida sus interesesColumnas
2019-05-23 - 03:08
Son los ruskis…idiotasColumnas
2019-05-23 - 03:05

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-