laopcionnota
El diccionario
El diccionario

Columnas viernes 15 de febrero de 2019 - 00:47


“¡María, tenemos que irnos! Hitler y Mussolini apoyan a Franco”, exige Fernando, el marido de la brillante María Moliner.

“Pero si nos vamos, ¿quién va a salvar a España?”, pregunta María en la fascinante adaptación de su vida que lleva por título El diccionario. Si a usted le gusta la dramaturgia de alta calidad, conmovedora, bien actuada, con un guion envidiable, no deje de ver esta soberbia puesta en escena de la Compañía Nacional de Teatro.

El diccionario refiere la vida de la filóloga y lexicógrafa María Moliner, autora del Diccionario de uso del español, cuya calidad rivaliza con la del Diccionario de la Real Academia Española. Observamos cómo la mujer que dedicó su vida a rescatar las palabras, empieza a perder la memoria y el recuerdo de los vocablos que le daban significado a su existencia. Cuando todos los intelectuales republicanos tienen la oportunidad de escapar de la guerra civil española y posteriormente de la dictadura franquista, María decide quedarse para salvar a España. ¿Cómo? Mediante la confección de un diccionario capaz de ofrecer nuevos significados a matrimonio, divorcio y fundamentalmente, libertad.

La obra comunica al espectador una intimidad que hace imposible permanecer indiferente ante la trayectoria de esta gran señora, demostración contundente de dignidad frente a las dictaduras. Presenciamos la vejación sexual y emocional de María por los militares, administradores de todo asunto público en la España franquista. La vemos perder su empleo como consecuencia de la renovación de servidores públicos y “limpia de enemigos de la patria en el gobierno” emprendida por Franco. Atestiguamos con dolor cómo se ve obligada a saludar un desfile fascista. Contemplamos su penuria económica mientras discute con su marido sobre la crianza adecuada de los niños y la muerte de uno de sus hijos.

España estaba aislada del conocimiento occidental por el nacionalismo estúpido de Franco que prohibía el acceso a libros, estudios y malas influencias del exterior. No obstante, María se las arregla para escribir sus fichas con la definición de miles de palabras. Una tras otra, cada entrada del diccionario va componiendo a lo largo de los años una obra maestra. Acompañamos a María en su lucha contra la enfermedad que le quita el habla, pero no el orgullo por la victoria final de publicar su diccionario en dos tomos. Compartimos su emoción cuando recibe una llamada de Dámaso Alonso para invitarla a formar parte de la Academia (ingreso que no se concretó) cuando Franco muere.

“¿Qué estudió usted?”, le pregunta en una escena el médico responsable de tratar la pérdida de memoria de María. “Filosofía y letras”, responde ella. “Eso no es normal”, contesta asombrado el médico. “Normal sí es. Lo que no es, es frecuente”, concluye esta gran mujer. Véala. Robustecerá su dignidad humana y su fe en la libertad.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


¿Mujeriego, don Juan o Casanova?Columnas
2019-05-24 - 03:26
¿Y Jalisco Apá?Columnas
2019-05-24 - 03:22
Qué pasa CONADE, qué pasa GuevaraColumnas
2019-05-24 - 03:20
El guardián de azafránColumnas
2019-05-24 - 03:13
WazeColumnas
2019-05-24 - 03:11

+-