facebook comscore
El lado ciego de la democracia

El lado ciego de la democracia

Columnas miércoles 04 de diciembre de 2019 - 02:38

Mucho han cambiado las reglas del juego político desde aquella elección de 1976 en la que José López Portillo apareciera como candidato único en la boleta electoral orillando al nuevo gobierno a caminar hacia la piedra de toque de nuestra transición democrática, la Reforma Electoral de Reyes Heroles materializada en 1977 contribuyendo de manera notable a pluralizar la política.
No solo han cambiado las reglas con las que los factores reales del poder se relacionan y compiten sino que ello ha provocado cambios indiscutibles para mejoría de la vida diaria de la gente. Menos mortalidad infantil y materna, menos analfabetismo, más ingreso per cápita, más inversión productiva, mejor infraestructra y hasta hay quien se atrevería a decir que somos más libres.
La democracia y el avance tecnológico han favorecido el surgimiento de más voces, más críticas y que pueden llegar a más gente. En consecuencia, el grado de politización de la gente y su habilidad para influir en la cosa pública ha crecido (aunque encuestas indiquen que los ciudadanos no se sienten más influyentes).
En suma, nunca en la historia hubo tanta capacidad para que lo que afecta al ciudadano se discuta en las instituciones y eventualmente se refleje en las políticas públicas.
¿Y cuál es entonces el problema?
Que el sistema democrático tiene un lado ciego que nos amenaza como ese poste metálico bajito que los retrovisores de nuestros autos no dejan ver hasta que es demasiado tarde.
Todos los sistemas, políticos o no, tienen un lado ciego determinado por su diseño y sus prioridades.
El nuestro, se ha vuelto capaz de generar discusiones profundas y apasionadas en torno a un nombramiento, el presupuesto, la conveniencia de un aeropuerto o los Derechos Humanos, pero, por otro lado, el sistema está completamente ciego en lo que refiere a temas que pudieran ser incluso causa de que esos Derechos se queden sin materia por extinción.
Señalo sólo tres temas que pudieran asimilarnos al meme de los dinosaurios que se pelean un lugar a la sombra de un árbol mientras se acerca a toda velocidad el asteroide que habrá de extinguirlos: inteligencia artificial; manipulación genética y biohacking, y cambios en el clima, sean o no provocados por la actividad humana.
Es importante entender que, al menos en los primeros dos casos, tenemos herramientas para encontrar soluciones a problemas monumentales que nos han acompañado desde que el ser humano camina sobre este planeta, por lo que no debemos caer en la tentación fácil de la prohibición. Ya vimos que bien nos funcionó prohibir las drogas.
Discutir a fondo aprovechando que hemos construido un entramado institucional que lo permite, aunque no lo fomente.
Continuará…


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Prensa fifí Columnas
2019-12-13 - 02:02
Tiraditos Columnas
2019-12-13 - 01:41
Mara Gómez Columnas
2019-12-13 - 01:40
Los dos hemisferios de Bárbara Anderson Columnas
2019-12-13 - 01:31
Academia y Desarrollo Columnas
2019-12-13 - 01:30
¿Quién reprime el arte? Columnas
2019-12-13 - 01:24
+ -