laopcionnota
El milagro que nunca llegó

El milagro que nunca llegó

Columnas jueves 06 de junio de 2019 - 04:00


Transcurridas las elecciones del pasado domingo 2 de junio, bien puede concluirse que el gran perdedor, fue el PRI, que terminó por desfondarse en algunos estados hasta el quinto lugar. Sin embargo, esto último pareció pasar desapercibido en el escenario político nacional donde priva Morena, e incluso, la cúpula del Revolucionario Institucional ya lo sabía, pues está claro que la dirigente del otrora poderoso partido tricolor, Claudia Ruiz Massieu, no tuvo el menor interés en hacer su tarea.

Respecto al PAN, muy criticada ha sido la actitud del líder de ese instituto político, Marko Cortés, quien quiso pintar como victoria lo que en realidad fue una estrepitosa pérdida, y nos referimos, desde luego, a la gubernatura de Baja California, principal bastión que Acción Nacional conservó durante tres décadas cuando Ernesto Ruffo Appel se convirtió en gobernador del estado.

Finalmente, ganó por amplia ventaja el morenista Jaime Bonilla, quien obtuvo alrededor del 53 por ciento de los votos, frente al panista Oscar Vega Marín, quien se quedó con apenas algo así como 22.9 por ciento y en cuanto supo de su victoria, lo primero que hizo Bonilla fue mandarle un mensaje al actual gobernador Francisco Kiko Vega, respecto a que el panista podría tener alguna cuenta pendiente por ahí y a pesar de que el de Morena gobernará poco más de dos años, está dispuesto a sacarla.

Los panistas no deberían olvidar que el partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador, también les arrebató la hegemonía que tenían en Puebla, donde gobernó Antonio Gali y antes, Rafael Moreno Valle.

El fallecimiento de la gobernadora Martha Erika Alonso, derivó en que se dieran negociaciones, —se dice entre Morena y el PRI—, y resultara gobernador interino el priista Guillermo Pacheco Pulido, se dice, como producto de la alianza PRIMOR.

Ahora, llegó al gobierno poblano quien lo había buscado ya una vez, el morenista, Luis Miguel Barbosa, quien se enfrentó al candidato de la alianza PAN-PRD, Enrique Cárdenas, que en el último tramo de la campaña pensó que especialmente Acción Nacional podría tener alguna posibilidad de ganar.

Es evidente que el partido albiceleste no supo aprovechar el efecto que provocó en el ánimo del electorado la solidaridad con, en este caso, la muerte de la gobernadora Alonso en un accidente que, por cierto, no ha sido aclarado y, por otra parte, de nada valieron “los trapitos” que al sol le sacaron a Barbosa Huerta y el origen de su patrimonio.

No obstante, Cárdenas se emocionó y por “las benditas redes”, twitteó que el milagro podría llegar ese domingo y que el PAN podría conservar sus dos principales bastiones; sin embargo, éste nunca llegó y el partido albiceleste perdió posiciones importantes.



Periodista
morcora@gmail.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿La reforma electoral: una obsesión?Columnas
2019-06-20 - 02:53
Medio ambiente, retos y obstáculosColumnas
2019-06-20 - 02:51
El no más Draft de la Liga MXColumnas
2019-06-20 - 02:49
La Copa de las gradas vacíasColumnas
2019-06-20 - 02:47
Un loco fin de semanaColumnas
2019-06-20 - 02:45
Maduro seguirá en el poder un mes másColumnas
2019-06-20 - 02:43

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-