facebook comscore
El pensamiento cursi del capitalismo verde

El pensamiento cursi del capitalismo verde

Columnas jueves 26 de septiembre de 2019 - 00:18

Esta semana, en la Cumbre sobre la Acción Climática 2019, convocada por la ONU, una joven de 16 años, Greta Thunberg, fue protagonista de un mensaje que resonó en el mundo.

Reclamó a los líderes políticos su falta de compromiso con el problema del calentamiento global y las consecuencias que éste podría tener para las siguientes generaciones.

Les dijo, con una fuerza y conmoción contundentes que, de llegar a afectarse el planeta de modo irreversible, esta generación de políticos pasará a la historia como traidora y que los más jóvenes no los perdonarán.

No se hicieron esperar las críticas y ataques a la adolescente.

La primera línea de golpeo narra la historia de una joven utilizada por los grandes capitales que apuestan por tecnologías verdes o sustentables, en su lucha contra quienes aún producen combustibles que generan el dióxido de carbono que es la causa principal del incremento de CO2 en el planeta año con año.

La segunda línea atacó a la joven, incluso, a nivel personal. Pasó de señalar que su padecimiento de síndrome de Asperger era un recurso para que la gente sintiera pena por ella, hasta decir que su discurso es lo más cursi que se ha escuchado en los últimos años No es esta columna una defensa a favor de Greta. El papel de quienes analizamos los fenómenos sociales desde cierto método científico no consiste en atacar o defender a las personas, sino en analizar la idea o el concepto como objeto de estudio.

El mensaje de Greta tiene, al menos, 2 elementos relevantes que deben ser tomados en cuenta para entender el deterioro de los regímenes democráticos de la postmodernidad:

1. La joven acusó a los políticos de emitir: palabras vacías. La historia reciente de la democracia muestra que los gobiernos no han encontrado congruencia entre lo que ofrecen a la ciudadanía y los resultados que entregan. Sin importar ideología política, la vida de la gente no cambia, no mejora. La esperanza se ha desmoronado, por eso los gobiernos con ideología populista en todo el mundo están en su apogeo, aunque desde luego, éstos tampoco cambian la realidad.

2. Otro elemento contundente es la acusación de gobernar para intereses ajenos a los de los ciudadanos, específicamente, a favor de los grandes capitales.

Como ha dicho Yascha Mounk, beneficiar a oligarquías económicas, sacrificando a toda la sociedad, es iliberal y antidemocrático.

Este discurso me recordó un pasaje de la historia del primer gran juez de la humanidad: Virata. En un diálogo con su rey, Virata le dijo: “Siempre hay en el dolor más sabiduría y verdad que en toda la filosofía...

…El abstenerse de obrar es realizar también un acto del cual uno puede hacerse culpable sobre la tierra”.

•Especialista en Derecho Constitucional
y Teoría Política

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-12 - 01:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-12 - 01:18
Tiraditos Columnas
2019-11-12 - 01:16
El sexo de las ciudades Columnas
2019-11-12 - 02:36
Lamento Boliviano Columnas
2019-11-12 - 02:24
Evo Morales y su cosecha de tempestades Columnas
2019-11-12 - 02:20
+ -